Archivo

SERVICIOS, POR FIN UNA REALIDAD

Desde agosto del año pasado, la acción del verbo construir está prohibida en San Andrés. La falta de eficiencia en los servicios públicos domiciliarios motivó que el grupo étnico Raizal utilizará la tutela para evitar nuevos proyectos hoteleros que, sin duda, agravarían aún más la situación que afrontan cerca de 70.000 habitantes.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Y no en vano protestaron. Es común que los turistas vean a los niños isleños ducharse a totumadas frente a sus casas, con agua recogida en baldes de un débil chorro de una de las pocas llaves a donde llega.

La buena noticia es que ahora esa imagen tiende a cambiar, a desaparecer.

Hoy se adelantan los trabajos de la instalación de las redes de el acueducto y el alcantarillado, tanto en la zona urbana, como en las comerciales y turísticas.

Es la primera etapa de la solución al problema, que tiene un costo de 11.500 millones de pesos. Las obras civiles concluirán en pocos meses , dijo Antonio Manuel Stevens, gobernador del Departamento.

La empresa que tiene el contrato es Ingestudios y trabaja permanentemente hace seis meses en la isla.

En este momento, con la llegada de la tubería importada de Estados Unidos el pasado 28 de abril, arrancó ya la instalación de las redes.

Cómo es el proyecto? De las obras civiles, el acueducto es la que tiene ahora la prioridad de la primera etapa de los trabajos.

Al terminar, se bombearán 86 litros de agua por segundo. La necesidad actual es de 110 litros por segundo, que será completada con la segunda etapa del proyecto que tendrá una inversión de 85 mil millones de pesos.

El abastecimiento del agua potable es de dos fuentes: una de pozos profundos y otra de una planta desalinizadora , dijo el ingeniero Gonzalo Córdoba, director técnico de las obras.

Los yacimientos que existen en la actualidad en el acuífero de El Cove, producen 25 litros por segundo para toda la isla.

El proyecto incluye la excavación de nuevos pozos para dejar un total de 12, de 70 metros de profundidad a los que se les conectará tubería de 12 pulgadas de diámetro.

Con esas obras, se bombeará un caudal de 54 litros de agua potable por segundo, de acuerdo a un análisis geohidrológico realizado por el Instituto de Investigaciones Geológico-Mineras (Ingeominas) , explicó el ingeniero Córdoba.

Dentro del plan de obras, se tiene previsto la construcción de una planta de ablandamiento, es decir, de tratamiento de agua.

Como el líquido proviene del subsuelo del acuífero de El Cove es rico en carbonato de calcio, se necesita reducir esa dureza mediante un proceso de cloración. La planta que se instalará tiene capacidad para recibir 66 litros por segundo.

Trayectoria de la tubería Para hacer que el agua potable llegue a todos los habitantes de la isla, se instalarán 20 kilómetros de tubería a los tanques que la distribuirán a la población.

Allí llegará el líquido de los pozos y de la planta desalinizadora que está dañada y se va a rehabilitar. Son cuatro módulos que generan 8 litros por segundo cada uno, para un total de 32 litros por segundo que se suman a los 54 de los pozos. Así llegarán a la meta de 86 litros por segundo.

Los tanques de abastecimiento estarán ubicados en los sitios de La Loma, El Cove, el Clif y San Luis. Las redes conllevan, además, sistemas eléctricos para el bombeo.

El arreglo de la planta desalinizadora consiste en comprar repuestos y adquirir plantas eléctricas para un suministro automático y que no dependa de la energía pública.

El alcantarillado En la primera etapa de la solución a los servicios, se colocará una estación más de bombeo de aguas negras.

Actualmente, existen dos sitios de bombeo de aguas de desechos al mar.

Al finalizar el proyecto, los isleños contarán con las estaciones del Parque Bolívar, será la nueva; Fisher Place y Altamar.

Para mejorar el servicio de alcantarillado, se estudiarán otras alternativas en el tratamiento de las aguas de desechos y se cambiarán los equipos de bombeo que ya cumplieron su vida útil.

Son trabajos que solucionarán el problema de la acueducto y alcantarillado de la isla y que, en el futuro, se cumplirá con los requerimientos de la tutela que impide la construcción de nuevas edificaciones en la isla.