Archivo

SUMÉRJASE Y CONOZCA LA FACETA AZUL DE SAN ANDRÉS

Si por fuera San Andrés es una isla muy atractiva, la profundidad del mar Caribe que la rodea no se queda atrás. El paisaje submarino, la temperatura y la transparencia del agua hacen que la isla sea el lugar ideal para bucear. Lo curioso es que mientras miles de turistas extranjeros conocen muy bien los sitios interesantes para sumergirse, pocos son los colombianos que aprovechan la oportunidad que tienen a su alcance, y a solo 1 hora y 45 minutos de vuelo desde Bogotá.

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Sin duda, las condiciones geográficas y climáticas crean en el archipiélago el lugar ideal para bucear en el Caribe.

El agua tiene una temperatura promedio de 25 grados centígrados y la visibilidad es de 100 a 150 pies. Son condiciones especiales para disfrutar de la flora caribeña, una de las riquezas más preciadas de la isla y, sin duda, del país , dijo Hassam Tanir, instructor de buceo desde hace más de diez años en la isla y uno de los pioneros en promover el deporte en la isla a través de su escuela Buzos del Caribe.

La variedad de especies marinas de San Andrés es enorme y son los isleños quienes luchan por conservarla, como lo hacen por todo el medio ambiente que ha sido afectado por el turismo nacional y su falta de conciencia.

Es importante que quienes practiquen el deporte bajen en compañía de los buzos profesionales que hay en la isla ya que es prohibido tocar los bancos de corales porque se destruyen , dijo el instructor Jairo Restrepo.

En las formaciones coralinas del fondo del mar de San Andrés se puede observar toda clase de algas y chernas de diferentes tamaños. Es como un bosque a varios metros de profundidad.

Y, en fauna, se ven meros, pargos, mantas, barracudas y una gran cantidad de peces pequeños que habitan dentro de las formaciones coralinas.

Clases de buceo Para quienes solo deseen sumergirse durante sus días de vacaciones, hay mini cursos de buceo para personas sin experiencia. No es necesario tener equipo, ya que se alquila.

En ese caso, solo se puede bajar a 30 pies y es importante que el turista vaya acompañado de un instructor.

La otra modalidad es la de buzos certificados, para turistas que ya han tenido la experiencia varias veces y desean ser profesionales.

Son tres los cursos de certificación: buceo sencillo, inmersión diaria en los sitios establecidos para ese deporte (ver el mapa); buceo doble: en una misma salida, el estudiante se sumerge en dos sitios diferentes; y buceo nocturno, para estudiantes avanzados.

En la etapa de especialización, están los de aguas abiertas: instrucción teórica-práctica de 15 y 5 inmersiones; avanzado: instrucción práctica en aguas abiertas de 5 inmersiones; primeros auxilios, con ayudas didácticas; rescate: es necesario ser buzo certificado; y buzo maestro, en donde los deportistas se pueden inscribir a NAUI o PADI.

Uno de los aspectos más importantes de las clases de buceo es que los instructores concientizan a sus alumnos sobre la necesidad de proteger el medio ambiente.

Es importante seguir las instrucciones de los expertos, ya que es un escenario (como todos los de la isla) que pertenece a los isleños.

Así, a través del buceo, se disfruta de un mundo desconocido del archipiélago: el submarino.