Archivo

TURISMO INTERNACIONAL. PRESENTE Y FUTURO DE LA ISLA

Los turistas de San Andrés se parecen cada vez más al mar Caribe: son de diferentes colores. Con tono alemán, italiano, argentino y brasileño, decenas de familias aterrizan hoy en el llamado paraíso colombiano . Es la tendencia desde 1992 y, tanto para el gobierno como para las entidades de turismo, será el futuro de la isla. Según estadísticas de la Secretaría de Turismo del departamento, entre 1992 y 1994 el número de extranjeros se incrementó en un ciento por ciento. (ver recuadro)

18 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Como siempre, el fuerte es el turismo nacional. Pero, con el paso del tiempo, la isla se ha convertido en un sitio que seduce al turismo internacional que, sin duda, ha crecido paralelamente con la llegada de viajeros colombianos , dijo David Olsen, jefe de la seccional de la Corporación Nacional de Turismo de San Andrés.

Los europeos, suramericanos o centroamericanos que arriban en vuelos charter, vienen atraídos por las bondades naturales que ofrecen sus 26 kilómetros cuadrados de terreno y los 349.000 kilómetros de área marina, con la que cuenta todo el archipiélago.

Quedan tan sorprendidos con su ambiente nativo, que adquieren planes de alojamiento por varios meses al año y no por días, como ocurre con el turismo nacional (planes de 5 días y 4 noches).

Por ejemplo, de diciembre 22 a abril 13, alrededor de 2.500 italianos han disfrutado de sus vacaciones en el Departamento. En vuelos charter de L.T.U. y Lauda Airline vienen alrededor de 500 personas semanalmente. Por eso, la Embajada de Italia estudia la posibilidad de abrir un consulado en la isla , explicó Olsen.

Claro que algunas familias colombianas no se quedan atrás y aprovechan los ya acostumbrados descuentos hoteleros de temporada baja que incluyen, por el mismo precio, una o dos comidas diarias de sus variados menús.

Son planes llamativos que las agencias de viajes, en común acuerdo con los hoteles de San Andrés, ofrecen durante los meses del año en los que hay poca afluencia de visitantes.

Además, para muchos colombianos, ya se volvió costumbre viajar los fines de semana por los precios bajos y por las bondades de uno de los mejores servicios hoteleros que hay en el país.

Capacitación hotelera Como el turismo de San Andrés se ha transformado, el gobierno inició un programa de capacitación para los isleños que atienden a los viajeros.

Para eso, el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) ha creado cursos especiales de actualización en hotelería y turismo.

De acuerdo con las necesidades de la isla, se han abierto cursos de informática, alemán e inglés , dijo Lilia Robinson de Saavedra, directora del Sena, seccional San Andrés.

Los programas se implantaron después de detectar las deficiencias que tenía el sector, a través de una bolsa de empleos que tiene el Sena para servicio de todas las zonas económicas de la isla.

Además, por la gran afluencia de extranjeros, el próximo año se dictarán talleres sobre recreación a nivel técnico y tecnológico. Así, los grupos de turistas se beneficiarán de un servicio más que los atraerá constantemente.

Imposible dejar de comprar Y si a los turistas extranjeros y a los nacionales les llama la atención la vegetación nativa y submarina (bancos de corales), hacer compras también los motiva a visitar la isla.

San Andrés es el punto de encuentro de más de 2.000 establecimientos comerciales especializados por producto.

Lo mejor de todo es que los almacenes son muy diferentes de como eran antes, cuando los comparaban con los locales de los sanandresitos de las principales ciudades del país.

Hoy son enormes centros de exhibición y venta de productos importados y nacionales.

Todos se caracterizan por ofrecer los últimos modelos en electrodomésticos a precios muy bajos, vestuario elegante e informal de marcas finas y reconocidas en el mundo, joyas y relojes de casas famosas y una gran variedad de almacenes de rancho y licores.

Así, aunque las tonalidades de los turistas cambien, los isleños se preparan cada día para ofrecer una adecuada atención a quienes los visiten.