Archivo

RESUCITÓ LA MARATÓN DE LOS LIBERTADORES

Al niño Melquisidec Montaña le faltaron seis mil pesos y haber tomado la salida al mismo tiempo que sus demás rivales, para subirse al podio de los grandes vencedores de la Maratón de los Libertadores, disputada el pasado primero de mayo.

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En la tarima de los triunfadores también debió estar la niña Dora Vargas, sino no hubiera sido porque se desvió de la ruta y corrió dos cuadras más de las fijadas para su categoría La historia de este pequeños atletas, quienes se mostraron apesadumbrados por las malas pasadas de la suerte, contrastaba con la tranquilidad del abuelo Alberto de Jesús Bejarano, quien a sus 71 años de edad, no le importaba figurar en los primeros puestos sino hacer deporte y dar ejemplo a la juventud . En un cuento similar se hallaba Doña Rosa Delia Vásquez. En medio de la multitud que seguía entusiasmada la carrera de las figuras, ella animaba a su muchacho, un estudiante de 20 años que cursa el grado noveno en el Instituto Agrícola de Paipa. Al cruzar la raya final su hijo, Nelson Humberto, que corría en la categoría de mayores, quedó en lugares intermedios, pero a doña Rosa Delia eso no le importó. Me siento muy contenta porque mis hijos haciendo deporte evitan la droga y los vicios. Hay que apoyar para que toda la juventud siga el deporte , dijo mientras que presurosa buscaba a su Nelson Humberto, que extenuado finalizaba los 11.700 metros del recorrido. Su primo Hérder Vásquez hacía varios minutos descansaba y saboreaba las mieles de la victoria.

Los nombres de Melquisidec Montaña, Dora Vargas, Alberto de Jesús Bejarano y Nelson Humberto Vásquez hicieron parte de la nómina de cerca de 700 atletas que, con su participación, el pasado lunes primero de mayo hicieron posible la resurreción de la Maratón de los Libertadores.

Así comenzó la carrera A Hernando Garzón Eslava y Clemente J. Rodríguez Rojas se debe el nacimiento de una competencia que hizo grande a Duitama y Boyacá. Por allá, en 1965, cuando los fundadores de la emisora Voz de Los Libertadores, que transmitían las ferias y fiestas de Nobsa, encontraron que Víctor Mora y Enrique Piamonte, que se insinuaban como las grandes figuras del atletismo colombiano, participaban en una carrera atlética. La presencia de estos nacientes atletas en Nobsa los llevó a pensar en organizar una carrera similar en Duitama. Pensaron que les resultaba fácil llevar unos cuantos atletas bogotanos. Y no se quedaron en la idea, sino que la llevaron a la práctica y en 1966 se corría la primera Maratón de la Voz de los Libertadores, a nivel nacional. Y su primer triunfador fue Enrique Piamonte. Las dos ediciones siguientes fueron ganadas por Víctor Mora García. A los tres años de iniciada era una competencia internacional. Por las calles de Duitama corrían entonces las más rutilantes estrellas del atletismo mundial, como el caso del finlandés Lasse Viren, campeón mundial de cinco y diez mil metros, que disputó su única carrera en América y fue precisamente en Duitama.

La resurrección La maratón duitamense se mantuvo hasta 1982 bajo la organización de RCN y a partir de ese año desapareció del calendario nacional. Hace pocas semanas, el alcalde Héctor Julio Becerra Ruiz, recogió la idea del dirigente comunal José Joaquín Támara y del jefe de la Unidad de Recreación y Deporte del municipio, Ricardo Vesga Vargas, de revivir esta competencia. La iniciativa de inmediato encontró el apoyo económico. Bavaria, Rifas Ciudad de Duitama, Cooperativa Flota Norte, Central Unitaria de Trabajadores y Concejo Municipal se sumaron económicamente para garantizar el renacer de esta carrera. Su organización tuvo un costo de doce millones de pesos y entregó premios por cuatro millones.

Y la respuesta de los deportistas fue satisfactoria. El primero de mayo cerca de 700 de ellos, hombres y mujeres, entre los cuatro y los 71 años de edad estaban en la línea de salida. Alvaro Mejía Flórez, con su cabello totalmente blanco, llegó a la Perla de Boyacá para celebrar la resurrección de esta maratón, en la que él jamás compitió. Silvio Marino Salazar, que fue actor en varias ocasiones de esta prueba, también estuvo en la raya de partida, pero más para respaldar el interés de las autoridades municipales y dirigentes deportivos de recuperar el prestigio de este certamen que el de pretender una buena presentación. Los años y la falta de entrenamiento apenas le permitieron dar un giro de los tres que completaban los 11.700 metros asignados a la categoría de veteranos y mayores.

Y el radiante sol acompañó con su calor la alegría de esta fiesta. La plaza mayor de la Capital Cívica se engalanó como en sus mejores épocas. Las vías por donde la carrera transitó testimoniaron el nutrido respaldo que los duitamenses dieron a la reiniciación de la carrera que antaño le dio fama y renombre a su ciudad.

El presidente de la Federación Colombiana de Atletismo, Ciro Solano, celebró el renacer atlético de Duitama: No era justo que Boyacá, tierra de grandes campeones, como Domingo Tibaduiza, Humberto Antonio y Toto Rodríguez, en el pasado, y de Hérder Vásquez, Jacinto López y Libardo Briceño, en la actualidad, no tuviera una carrera importante. Con lo realizado este primero de mayo, el atletismo boyacense va a engrandecer más. Ya nos hemos comprometido para que en 1996 la prueba alcance la dimensión que tuvo en el pasado porque aquí hay gente seria, dispuesta a hacer las cosas bien .

Sinsabores y triunfos Melquisidec Montaña, de 12 años, llegó de Aquitania con la seguridad de ganarse la carrera en su categoría, pero los planes no salieron como lo esperaba. Al final ocupó el puesto 30. Ya iban lejísimos cuando yo empecé la carrera. Me demoré en inscribirme y en presentarme a la salida porque estuve buscando unos tenis en los almacenes de Duitama y no los arrisqué a comprar porque apenas llevaba 14 mil pesos y me pidieron 20 mil. Si no hubiera sido por esto yo les había ganado a todos , dijo el estudiante que debió competir con los zapatos de su colegio, el Colegio Ramón Ignacio Avella de Aquitania.

La suerte no estuvo de lado de la representante del Instituto Integrado Nacionalizado Pedro Pascacio Martínez, de Socha, Dora Vargas, de 13 años. Ella, que ha ganado carreras en Bogotá y Pereira y competido en Bucaramanga, se desvió de la ruta y perdió así la posibilidad de llevarse el primer puesto en su categoría. Al final se contestó con el segundo lugar, pero la tristeza era inocultable.

Jacinto Bermúdez, de 56 años, empleado de rentas departamentales, oficina de Duitama, estaba bajo de forma porque por causa de la pasada campaña electoral había dejado de entrenar. Hace dos meses reanudó sus prácticas y el lunes festivo estuvo en la categoría especial y realizó una buena presentación. Su esposa, sus hijos y nietos, bien distribuidos a lo largo del recorrido lo animaban y refrescaban.

Hérder Vásquez, Iglandini González, José Bautista, Yulina Asis, Mireya Torres, Alirio Carrasco, entre otros, inscribieron sus nombres como los ganadores, en sus categorías, de la nueva Maratón de los Libertadores, que el primero de mayo revivió con especial brillo.