Archivo

EE.UU. INICIA SU OFENSIVA COMERCIAL CONTRA JAPÓN

Estados Unidos inició ayer su ofensiva contra Japón por lo que considera prácticas comerciales desleales en la industria del automóvil. El gobierno de Washington anunció que, de no llegarse a un acuerdo, está dispuesto a imponer fuertes sanciones comerciales al país asiático y que presentará el caso ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

11 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Con aranceles altos, ayuda financiera y toda una gama de medidas, en esencia el gobierno de Japón ha echado a los productores extranjeros de su mercado de autos y piezas para vehículos, declaró el representante comercial Mickey Kantor.

Washington prepara una estrategia de doble vía para generar tanta presión sobre los fabricantes de autos japoneses que se tengan que comprometer a aumentar sus compras de piezas fabricadas en EE.UU., y obligue a los burócratas japoneses a liberalizar más rápidamente las inspecciones y las normas que pesan sobre los distribuidores.

Pero Japón no retrocederá, declaró el viceministro de Comercio Internacional e Industria, Yoshihiro Sakamoto. Podría significar un gran daño para los fabricantes de automóviles], señaló. Pero esto no va a cambiar la postura de los fabricantes de automóviles de Japón .

Como siempre ocurre con las disputas comerciales, la solución depende de la fortaleza política de cada parte. El gobierno de Clinton hace alarde de la unanimidad de los funcionarios del gabinete sobre una estrategia más fuerte contra Japón pero ha cedido en anteriores demandas que los japoneses consideraron más allá de lo aceptable.

El gobierno japonés está seriamente dividido, pero, como en ocasiones anteriores, resiste las presiones estadounidenses.