Archivo

EL PAÍS NO TIENE CÓMO PROGRESAR

Con un retraso de veinte o treinta años en materia vial, con una infraestructura portuaria en pañales, y con una red férrea de incierta recuperación, Colombia no progresará porque un país sin infraestructura no tiene por qué hacerlo, dijo ayer el presidente de la Asociación Nacional de Industriales (Andi), Carlos Arturo Angel Arango.

17 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El dirigente gremial, quien asistió a los actos conmemorativos de los 50 años de la Andi, seccional Barranquilla, dijo que en carreteras estamos ya por debajo de Bolivia, que tradicionalmente es el país suramericano más atrasado en esta materia; y agregó que lo más grave es que no se la forma de mejorar la situación.

Dijo que la concesión es un sistema que ni siquiera ha funcionado en los países que lo han utilizado. En el caso mexicano, tuvieron que renegociar los contratos, pues los plazos de entrega de las concesiones generaron unos peajes tan altos, que los conductores preferían utilizar las vías alternas .

Sobre los puertos, señaló que el nuevo esquema ha traído mejoras administrativas, pero ninguna en infraestructura, y por ello hay que buscar fórmulas de modernización.

Señaló que lo más grave está en el manejo de muelles de contenedores que representan el 70 y 80 por ciento de la carga mundial. En este frente, hay dos o tres excepciones, en las cuales se está trabajando sin ninguna sofisticación.

En el caso de las vías férreas, consideró que el Gobierno no logrará recuperarlas a menos que se las entregue al sector privado. De pronto, puede llegar a funcionar por concesión el tramo de La Loma, el de Buga-Buenaventura o Cartago-Buenaventura , dijo.

A los que no pagan Sobre la Reforma Tributaria, dijo que es partidario de que se amplíe el número de contribuyentes y se les cobre impuesto a los que no pagan, que son la inmensa mayoría de los colombianos.

Dijo que las altas tasas de interés son un problema coyuntural, que deberá pasar, porque el nivel en que están no es compatible con el desarrollo del país.

Por otro lado, se mostró preocupado por un eventual deterioro de las relaciones económicas con Estados Unidos, que podrían repercutir negativamente en el sector productivo nacional.

Así mismo, señaló que en el seno del Gobierno había síntomas de descoordinación entre los ministerios cuando se trata de afrontar situaciones económicas. Como ejemplo, señaló a los ministerios de Agricultura, Desarrollo y Comercio Exterior, en el manejo de las cadenas agroindustriales, donde hay muchísimos problemas.

Sobre el problema del contrabando, dijo que este sólo se contrarresta con voluntad política y con un cambio de las reglas de juego aduaneras para acabar la impunidad y castigar la corrupción. No se trata de desarmar a la Aduana o fusionarla y transformarla. El problema es de personas , dijo.