Archivo

LA HIPOTECA DEL ROCKEFELLER CENTER ATRAE LA ATENCIÓN DE WALL STREET

Las acciones que causaron conmoción ayer en Wall Street fueron justo unas que no se negocian: Rockefeller Center Properties Inc.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Lo que despierta la preocupación es la cantidad de tiempo que se han suspendido las transacciones de este consorcio de inversiones inmobiliarias. Desde que los dueños del Rockefeller Center se acogieron a las leyes de amparo de bancarrota todo se ha visto envuelto en una profunda confusión.

La última transacción en la Bolsa de Nueva York se hizo el jueves de tarde a US$5,25. Desde entonces, la compañía ha batallado para conseguir nuevas vías de financiación.

Es absurdo tener una demora de dos días en las transacciones , dice Michael Oliver, socio de PRA Securities Advisors en Redmond, Washington, que invierte en fondos de inversiones inmobiliarias a nombre de inversores institucionales.

Más de lo normal Esto es mucho más tiempo que lo normal , dijo por su parte John Coffee, profesor de derecho de Columbia University. En general, señala, la Bolsa de Nueva York suspende la negociación cuando se esperan noticias sobre ciertas acciones y las reinicia rápidamente una vez que se ha dado a conocer la información.

La bolsa suspendió la negociación de las acciones minutos antes de que se diera a conocer la noticia de que los dos socios que tienen los títulos del célebre complejo de 12 edificios de Nueva York se acogieron al famoso Capítulo 11.

La petición de amparo por bancarrota fue presentada por Mitsubishi Estate Co., brazo inmobiliario del conglomerado japonés, con la oposición de la familia Rockefeller, que todavía es dueña de un 20%. Rockefeller Center Properties no se unió a la petición de bancarrota.

Pero no hay duda de que la compañía que cotiza en bolsa se verá afectada. El motivo es que Rockefeller Center Properties es un fondo de inversión inmobiliaria con un sólo activo: una hipoteca de US$1.300 millones sobre el complejo inmobiliario. Y el único ingreso del fondo, los pagos de la hipoteca.

No parece previsible que el próximo pago trimestral de US$20 millones, que vence el 31 de mayo, se pague a tiempo.

Algunos analistas han previsto que si no se produce una rápida reestructuración, el fondo de inversiones inmobiliarias también podría verse obligado a acogerse a la bancarrota. Por su parte el fondo dice que no tiene ninguna intención de hacerlo.

Ayer, el fondo dio a conocer una declaración en la que pide que continúe la suspensión de las transacciones en la bolsa de Nueva York a la espera de la presentación de información adicional sobre el amparo de las leyes de quiebra por parte de Mitsubishi Estate.

Fuentes consultadas en la compañía rehusaron dar explicaciones sobre los motivos reales detrás de la suspensión.

La suspensión de transacciones no es inusual. Como parte de su acuerdo con las compañías, la bolsa a menudo suspende las transacciones en casos de que se produzca alguna noticia inusual como cuando se espera un anuncio de adquisición. Lo que es poco común es el largo plazo de la suspensión.\ (Ver grafica del valor diario de las acciones de Reckefeller Center Properties Inc. en dólares)