Archivo

EMPIEZAN VACACIONES OBLIGADAS

Al parque del barrio Versalles, en el occidente de Bogotá, no le cabía ayer un niño más. A la una de la tarde, con todo y amenaza de lluvia, se habían jugado tres partidos de baloncesto, y no menos de veinte pequeños jugadores se disputaban la cancha.

17 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

De hecho, si no fuera por uno que otro nubarrón de esos que oscurecen las tardes bogotanas, cualquiera podría pensar que el radiante junio ya llegó. No había parque, panadería, local de maquinitas o calle de barrio que a esas horas no estuviera lleno de niños disfrutando el período de vacaciones sorpresivas.

Aunque también hay quienes las padecen. A Henry Roa, de 14 años, estudiante de décimo grado en el Colegio Internacional Cediti, no lo ha dejado dormir la idea de perder este año y, por ende, no graduarse el próximo.

El paro no es beneficioso para nosotros, porque estamos en la calle, perdiendo el tiempo, y como no es época de vacaciones, no hay programas de recreación ni nada. Pero, encima, está el hecho de no volver a estudiar el resto del año..... Ni pensarlo! De todas formas, yo creo que a los que debemos apoyar es a los profes , dijo.

Quien no quiere ni ver a los profesores es Erlinda Arenas, una mamá de tres niños, que vive en el barrio Castilla, y que está pensando en cómo conseguir plata para pasar a un colegio particular a Michael, Mónica y Andrés, de 9, 5 y 2 años, quienes estudian en el colegio distrital del barrio. Los tiene a los tres en su tienda mientras consigue quien los cuide. Ellos, entre tanto, están en la dicha, porque consumen cuanta galguería les pasa por las manos.

En las mismas está Nancy Ostos, que tiene a su hija en el Colegio Cooperativo Adepaf del barrio San Fernando. Antes la tenía en un colegio distrital y la sacó de allí por los problemas generados por los paros. Lo triste es que no sabía que los cooperativos también podían hacer paro. Antes me aguantaba porque pagaba mil pesos, pero ahora pago 20.000 y parece que no vale , dice ella.

Y parece que la plata es algo que frena a más de uno. Ruth Gómez y su esposo se pusieron felices a principios de 1995 porque David Julián, de tres años, ya entraba al preescolar del Distrital Castilla. Ese acontecimiento les permitía ahorrarse lo de la niñera, ya que ambos trabajan. Ahora la estamos buscando otra vez, y ojalá que no haya subido la tarifa , dicen. Aunque reconocen que la cosa no es tan dramática porque trabajan cerca de la casa, en un negocio propio de fotografía.

La que no tiene ni posibilidad de trabajar ahora, con los niños en la casa, es la vecina de Ruth, María Luisa, que hacía manicures y peinados a domicilio, cuando los niños estudiaban.

Ella es madre sustituta del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, y tiene a su cargo a dos pequeños de 9 y 5 años. El más pequeño, Camilo, llegó ayer llorando a la casa porque el colegio le encanta. El mayor, por su parte, no se cambia por nadie.

La que sí se quiere cambiar es Elsa María, una abuela de 60 años que cuida a sus nietos, Alejandra y Daniel, de 8 y 4 años, en el barrio Bochica. Ellos estudian en el Instituto Pedagógico Nacional. En las mañanas, cuando salían a estudiar, al menos tenía tiempo de hacer el almuerzo. Ahora se me multiplicaron las tardes porque aparte de cuidarlos, tengo que inventar cualquier cosa para que no se aburran .

En el barrio Suba, vive Inés Medina con sus hijos, que se están aburriendo bastante. Ella trabaja en un restaurante, y su esposo en una zapatería. Los dos le dejaron a los niños la tarea de repasar sus lecciones todos los días, por lo menos para que no pierdan la costumbre, se preparen para los exámenes de junio y, de paso, no anden por la calle. Jesús y Giovanni, de 13 y 11 años, deben ser de los pocos niños que rezan para volver rápido al colegio.

Quienes madrugan a rezar para que se alarguen las vacaciones son John Heiver y Jeison, de 10 y 9 años, dos amigos inseparables, del barrio La Rosita, estudiantes del Luis Angel Arango. Ellos ayer fueron a su colegio... Pero a cerciorarse de que no había clases. Claro que, entre risas, reconocen, que no es bueno dejar de estudiar.

Igual piensan Angela y José Alberto Bonilla, de 8 y 10 años, estudiantes del Colegio La Cabaña. Acostados en el prado del parque del barrio Veracruz, recordaban que en las vacaciones pasadas, que terminaron hace muy poquito tiempo hicieron de todo y ya no les quedan sitios por visitar. Claro que mañana de pronto nos vamos al zoológico, pero a mi mamá le tocaría dejar de trabajar , dijo Angela, en medio de su desprograme.

Más desprogramadas que los hermanitos Bonilla estaban Mary Gloria, Jeny y Andrea, de 11, 11 y 10 años, estudiantes de cuarto de primaria en el Luis Angel Arango. Al mediodía de ayer estaban caminando por la calle, comiéndose la lonchera, porque en el colegio no les dijeron nada del paro el lunes y allá llegaron, pero no encontraron a nadie.

Como tampoco encontrarán a nadie a su llegada del colegio las hijas de Rosa de Bernal si les toca hacer lo mismo que el año pasado luego del anterior paro de maestros. A mis hijas, que están en jornada de la tarde, les hicieron reponer las horas perdidas estudiando hasta las 7 y 7:30 de la noche y los sábados de 8 a 11 de la mañana . Las niñas son estudiantes del Colegio Santa Rosa, del barrio que lleva el mismo nombre.

Y, al parecer, en muchos rincones del país hay padres indignados con la idea de las vacaciones anticipadas y forzadas. Padres de familia del municipio de Trinidad, en Casanare, enviaron una carta al presidente Ernesto Samper quejándose por la decisión tomada.

No entendemos por qué no se nos tuvo en cuenta esta vez así como en las elecciones. No violen más los derechos de nuestros hijos... Para qué gastar en armas lo que se pudiera invertir en solucionar este eterno problema laboral... , dice la carta, respaldada por 27 firmas.

Gobierno lanzará programa para vacaciones El viceministerio de la Juventud, dependencia del Ministerio de Educación, lanzará un programa de actividades recreativas dirigidas a los siete millones de estudiantes que entraron en vacaciones anticipadas como consecuencia del paro que realiza la Federación Colombiana de Educadores (Fecode).

Según Alicia Arango, asesora de la viceministra de la Juventud, el Instituto Colombiano para la Juventud y el Deporte (Coldeportes), las cajas de compensación familiar, Cine Colombia y Colcultura ya programaron actividades.

Colcultura, por ejemplo, realizará visitas guiadas a museos. Cine Colombia desde hace una semana lanzó su programa Aproveche el Tiempo Libre , que brinda a los estudiantes la posibilidad de comprar la boleta a mitad de precio para las funciones de los martes a las 11 de la mañana.

Además, las casas de promoción juvenil, creadas por el Viceministerio de la Juventud, reforzarán sus talleres culturales y recreativos en esta temporada.

Las familias interesadas que viven fuera de Bogotá deben dirigirse a las gobernaciones, las alcaldías y las secretarías de Educación para solicitar información sobre los programas recreativos y culturales que se ofrecen en sus respectivas ciudades.

En cuanto a Bogotá, el Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (IDRD) puso a disposición de los estudiantes de 7 a 14 años de edad los siguientes escenarios. En ellos se realizarán actividades recreativas dirigidas.

Escenario: Parque El Lago Dirección: Calle 63 transversal 39 Localidad: Barrios Unidos Programa: recreación dirigida de 3 p.m. a 5 p.m.

Escenario: Parque Timiza Dirección: Diagonal 61 sur con carrera 62.

Localidad: Kennedy Programa: recreación dirigida de 9 a.m. a 11 a.m., y de 3 p.m. a 5 p.m.

Escenario: Parque el Tunal Dirección: Carrera 16 con calle 52 Sur Localidad: Tunjuelito Programa: recreación dirigida de 9 a.m. a 11 a.m., y de 3 p.m. a 5 p.m.

Escenario: Parque Distrital del Sur Dirección: Calle 16 Sur No. 4-64 Localidad: San Cristóbal Programa: recreación dirigida de 9 a.m. a 11 a.m. y de 3 p.m. a 5 p.m.

Escenario: Parque Ciudad Montes Dirección: Calle 10 Sur No. 39-29 Localidad: Puente Aranda Programa: recreación dirigida de 2 p.m. a 5 p.m.

Escenario: Parque Columnas (Gaitán Cortés) Dirección: Carrera 4 Calle 31 Sur Localidad: San Cristóbal Programa: recreación dirigida de 2 p.m. a 5 p.m.

Escenario: Unidad Poli deportiva El Salitre Dirección: Calle 63 No. 60-80 Localidad: Barrios Unidos Programa: escuelas de formación deportiva en fútbol, tenis, voleibol, baloncesto, patinaje y ajedrez de 2 p.m. a 6 p.m.