Archivo

LOLA FLORES HACÍA CULTO DE LA SANGRE

Al despedirla, todos coincidieron en verla como una andaluza universal . Su muerte conmovió a España, pues, usando la expresión de García Lorca, Lola Flores hacía culto de la sangre .

17 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Mi madre se merece un respeto por quien ha sido y por lo que seguirá siendo, dijo Lolita, su hija mayor.

Con la muerte de Lola Flores desaparece una de las más grandes artistas de este siglo, dijeron los reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía.

El alcalde de Jerez de la Frontera, Pedro Pacheco, dijo que Flores simbolizó la unidad no sólo en su ciudad natal, sino de la región de Andalucía y de toda España.

Su desaparición significa un golpe muy bajo para la canción española. Ella sola ha llenado toda una época de la música española. Lola Flores ha sabido elevar el folclor a arte, algo realmente muy difícil de conseguir , dijo el escritor Guillermo Cabrera Infante.

El guitarrista Paco de Lucía apuntó que tenemos que aprender a vivir y a morir como ella, con gran optimismo y con una alegría enorme. Ha muerto, como se dice, con las botas puestas .

A ver quién dice qué era Lola, porque no era cantaora pero cantaba, no era bailaora pero bailaba, no era actriz pero lo era, porque fue todo lo que quiso ser, por ese sentido del arte que tenía, ese sentir del espíritu artístico , dijo el guitarrista Manolo Sanlúcar.

La ministra de Cultura, Carmen Alborh, afirmó que ha sido una cierta representación de nuestro país en un momento determinado, pero ha estado por encima de todas las coyunturas políticas .

El presidente del Partido Popular, José María Aznar, subrayó que yo, desde que nací, he estado escuchando, he estado siguiendo, he estado viendo y he estado disfrutando con Lola Flores .

El torero Juan Antonio Ruiz, Espartaco, destacó que era una persona que quería mucho a la gente y que en su arte fue un genio que pasará a la historia .

El actor Francisco Rabal también expresó su tristeza: cómo ella decía Ay que pena penita pena! , la mía es muy grande .

Juan Lebrón, el productor de la película de Carlos Saura Sevillanas , última en la que intervino Lola Flores, relató que cuando se proyectó Sevillanas en Miami y salió ella, el público rompió a aplaudir durante dos minutos, lo cual no es normal .