Archivo

EL RUIDO SERÁ MENOR, PERO IRÁ MÁS LEJOS

Aunque mucho se ha dicho acerca del impacto negativo que tendrá la segunda pista sobre el aumento en el nivel de ruido y en la contaminación ambiental, la Aerocivil asegura que, por el contrario, ambos factores se reducirán.

17 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El organismo envió el pasado 11 de abril un estudio al Ministerio del Medio Ambiente, con el objeto de que le sea otorgada la licencia ambiental para iniciar las obras del proyecto.

El estudio de impacto ambiental fue realizado por las firmas Dames & More y Estudios Técnicos y en él se concluye que la construcción, operación y mantenimiento de la segunda pista tendrá impactos ambientales positivos y negativos...

La Aerocivil considera que de acuerdo con los modelos de curvas de ruido desarrollados científicamente (ver gráfico) se reducirán considerablemente las áreas pobladas que deben soportar altos niveles de ruido derivados de la operación aérea en el aeropuerto Eldorado.

Ese efecto se produce principalmente por el hecho de que la existencia de las dos pistas permite diseñar rutas de aterrizaje y despegue orientadas hacia las zonas poco pobladas (occidente del aeropuerto) reduciendo en un 80 por ciento aproximadamente los sobrevuelos a baja altura de la ciudad.

Adicionalmente, el problema de contaminación por ruido puede atacarse también con medidas que restrinjan las operaciones de aeronaves ruidosas.

En este sentido, cabe recordar que a partir del año 2003 solo se permitirá la operación de aviones de tercera generación, es decir aquellos que incluyen equipos para minimizar la generación de ruido.

El gerente del proyecto de la segunda pista, Alvaro Durán, dijo que, según el estudio, alguna gente que actualmente soporta altos niveles de ruido, por estar cerca a la única pista existente, verá disminuida esa intensidad; pero así mismo algunos barrios o personas que habitan fincas del municipio de Funza (en cuya área de influencia estará la segunda pista) comenzarán a escuchar más ruido.

De cualquier manera, dice Durán, es mucho mayor el beneficio y la reducción de ruido que el aumento.