Archivo

PAZ DEL RÍO A CONCORDATO

La apertura económica, el contrabando, la revaluación del peso, el racionamiento energético de 1993 y la huelga realizada por los trabajadores el año pasado, tienen al borde del abismo a la empresa más importante ubicada en Boyacá y primera siderúrgica del país.

05 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

A Paz del Río están vinculados más de tres mil trabajadores boyacenses. La empresa es el polo de desarrollo más importante que tiene el departamento. La actividad económica que genera cobija más de 20 municipios en las provincias de Sugamuxi, Tundama, Norte y Gutiérrez.

Esta semana, por solicitud de la Acerías Paz del Río S.A., la Superintendencia de Sociedades admitió un concordato preventivo de esa empresa. El concordato preventivo tiene por objeto la conservación y recuperación de la empresa como unidad de explotación ecónomica y fuente generadora de empleo así como la protección adecuada del crédito.

Nestor Fernández de Soto, presidente de Paz del Río dijo que no se trata de acabar ni liquidar la empresa sino de preservar el patrimonio de los acreedores, los accionistas y del país . También anunció que la Siderúrgica no paralizará sus operaciones, ni entrará en un proceso de cesación de pagos con sus acreedores. Fernández pidió a los trabajadores no temer por ninguna clase de repercusiones ya que no habrá despidos.

Deuda que ahoga El mecanismo del concordato preventido, aceptado por la Superintendencia, permitirá a la empresa hacer un ajuste de su manejo dministrativo, productivo y financiero, lo mismo que renegociar el pago de las deudas a los proveedores.

Por ejemplo, Acerías Paz del Río, le debe 1.200 millones de pesos a la Empresa de Energía de Boyacá. Esta semana comenzaron la negociaciones entre las directivas de ambas empresas.

Acerías Paz del Río tiene pasivos por 190 mil millones que superan la tercera parte de sus activos por 298 mil millones. El Sindicato de Trbajadores de la empresa dijo que no es cierto que las deudas de la entidad superen los 100 mil millones de pesos.

Públicamente los ministros de Desarrollo y Hacienda en reunión con los acreedores, accionistas, funcionarios de la empresa y Sindicato, realizada el dos de mayo en Bogotá, expresaron que la medida del concordato preventivo pretende lograr atraer una refinanciación a la empresa basada en tres puntos: 1o-Con una fiducia que garantizará 8.400 millones de pesos. 2o-Crédito con el IFI por diez mil millones de pesos. y 3o-Con la venta del Stock de escoria granulada y plantaciones forestales 2 mil millones.

El presidente de la empresa, Nestor Fernández de Soto, dijo que la recuperación financiera y la normalidad operacional de la factoría al disponer de esos recursos para pagar las acreencias laborales, proveedores de materia prima, combiustibles, repuestos, etc.

Los trabajadores, a través de su organización sindical, dijeron que apoyarán el proceso en que entra la empresa. El Sindicato participará en la junta concordataria para que desde allí se defienda a Acerías Paz del Río como patrimonio de Boyacá y de sus gentes, pero prioritariamente los derechos de los trabajadores consagrados en la convención colectiva de trabajo , dijo el presidente de esa organización, Orlando Donoso.

El mimo dirigente dijo que la situación a la que ha llegado la empresa se debe a los desaciertos administrativos y los negocios inexplicados que inflaron costos de inversiones como la adquisición del Tren Morgan, las reparaciones del Alto Horno, la pérdida de producción, el endeudamiento externo de lo cual jamás se debe responsabilizar a los trabajadores.

Este viernes cinco de mayo, los trabajadores realizarán asambleas en Belencito, Paz del Río y Samacá para pronunciarse oficialmente y tomar determinaciones sobre el asunto del concordato.

El conflicto laboral El Sindicato también informó en los próximos días la Corte Suprema de Justicia dará a conocer un fallo con relación al conflicto laboral de la empresa que se registra desde la huelga realizada el año pasado.

Orlando Donoso dijo que si se se tienen en cuenta incrementos del 19 por ciento para el año pasado y de 22.5 pare este año, la empresa tendría deudas atrasadas con los trabajadores por más de cuetro mil millones de pesos.

Si la Corte toma una decisión en corto plazo, la junta concordataria tendría que ordenar el cumplimiento de las acreencias laborales, que tienen prioridad legal.