Archivo

LOS CASINOS CIBERNÉTICOS LLEGAN AL CARIBE

Quiere apostar? Visite la Internet. Por lo menos dos empresas están instalando casinos on-line en países caribeños para evadir las leyes estadounidenses que prohíben apostar desde el hogar entre distintos estados del país.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los casinos cibernéticos no contarán con Julio Iglesias, bailarinas desnudas o humo de cigarros. Pero ofrecerán la oportunidad de ganar o perder dinero desde la comodidad del teclado de la PC del jugador, mediante tarjetas de crédito o dinero depositado con anterioridad.

El Departamento de Justicia de EE.UU. dice que los casinos cibernéticos son ilegales. Pero la ubicación de estas empresas fuera de su territorio las protege. Además, las autoridades se las verán difíciles para detectar quién apuesta, porque va a haber mucha gente que juegue gratis al mismo tiempo.

Los activistas que se oponen al juego por dinero temen que los niños y los adictos al juego usen tarjetas de crédito y vayan a la bancarrota desde sus computadoras. Rachel Volberg, presidente de Gemini Research, que estudia el tema del juego, dice que los que deambulan por la Internet son los que, según sus estudios, tienen las mayores probabilidades de desarrollar dificultades relacionadas con el juego .

Algo enorme Pero hasta los escépticos creen que las apuestas en la Internet podrían ser inmensamente populares. Si se dejan de lado los obstáculos normativos en EE.UU.], el juego en la Internet sería algo enorme , dice Adam Schoenfeld, analista de Jupiter Communications, firma neoyorquina de investigación de mercado. Jason Ader, analista de Smith Barney, dice que si se legalizara el juego on-line, se convertiría en un negocio de US$10.000 millones al año.

Warren B. Eugene, un canadiense de 34 años, promete abrir el Internet Online Offshore Electronic Casino este mes con las computadoras que tiene instaladas en las islas caribeñas Turcos y Caicos. Eugene, quien dice que su experiencia comercial proviene del sector de los videojuegos, ya tiene una página en el World Wide Web de la Internet, donde se puede jugar al blackjack con dinero ficticio. Esta podría ser una empresa mundial de billones de dólares , dice.

Eugene pronostica que algún día habrá una especie de Las Vegas electrónico, con docenas de casinos diferentes con juegos distintos y diferentes opciones de depósito de las ganancias en cuentas en paraísos fiscales. Ofrece vender el software de casinos que ha desarrollado por la suma de US$250.000 y el 15% de los beneficios.

Mientras tanto, Kerry Rogers, de 38 años y experto en computadoras de Las Vegas, prepara el WagerNet, un servicio de apuestas deportivas que planea instalar sus computadoras en Belice. WagerNet está a la espera de que el país centroamericano aprueba el proyecto de ley que le permita hacerlo y se muestra optimista. Esta es una forma en que un país puede devengar ingresos del juego , dice. Imagínense los millones de dólares que se apostarían en todo el mundo durante la Copa Mundial de fútbol, dice.

WagerNet se diseñó como una especie de Nasdaq _el mercado bursátil electrónico_ para el apostador. El servicio permite la comunicación entre los que apuestan a eventos deportivos, en lugar de establecer una línea y tomar apuestas. El apostador, que debe depositar US$1.000, plantea una apuesta en la computadora y los demás apostadores pueden o no aceptarla. WagerNet cobrará una comisión por transacción (menor al 10% que cobran los corredores de apuestas deportivas) y podría excluir a los apostadores estadounidenses, dice Rogers.

Los futuros garitos cibernéticos enfrentan enormes obstáculos para ganarse la confianza del consumidor. Después de todo, si un apostador gana en grande, el casino cibernético podría desaparecer. Y los apostadores tienen pocas garantías de que las ruletas electrónicas no reglamentadas no estén cargadas.

Las leyes de EE.UU. prohíben que el sector del juego transmita información sobre apuestas por cable en comercio interestatal o internacional .

Eugene dice que como ciudadano canadiense con domicilio en el extranjero no está sujeto a las leyes de EE.UU., aunque su mayor mercado resulten ser los apostadores estadounidenses. También afirma que está en negociaciones con una firma contable para certificar la legitimidad de sus juegos y sus fondos.

El plan del Internet Casino de Eugene muestra la facilidad con que los pequeños empresarios pueden establecerse en la Internet. Tras publicar un comunicado de prensa en marzo, recibió publicidad de diarios y canales de televisión de EE.UU., Inglaterra y Canadá. Pasé a ser multinacional de la noche a la mañana , dice. Agrega que unas 2.000 personas ya han comunicado su interés en apostar en el Internet Casino.