Archivo

LOS BANCOS MEXICANOS YA ESTUDIAN POSIBLES FUSIONES

En una medida que podría suponer el preámbulo de una ola de consolidaciones bancarias en México, Grupo Financiero InverMéxico SA anunció que busca un comprador o socio para fusionarse.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Manuel Samoza Alonso, presidente ejecutivo del cuarto grupo bancario mayor del país, dijo que busca un socio entre otros bancos mexicanos o, posiblemente, un banco estadounidense.

Samoza dijo que InverMéxico, que ha sufrido las consecuencias de la crisis financiera mexicana, iniciada el 20 de diciembre con la devaluación del peso, recientemente conversó sobre una fusión con Grupo Financiero Bancomer SA, el segundo banco más grande del país. Ambas partes decidieron posponer las conversaciones hasta que se estabilicen los mercados financieros mexicanos, pero Samoza dijo que las conversaciones con Bancomer probablemente se reanudarán en junio. No fue posible contactar a ejecutivos de Bancomer para que comentaran al respecto.

Los bancos mexicanos han sufrido serios daños con la devaluación del peso, que provocó que las tasas de interés sobre préstamos subieran más allá de la capacidad de pago de los clientes. Como los bancos tienen que usar su capital para cubrir los préstamos morosos, la mayoría no podrá crecer mediante la concesión de nuevos préstamos.

Así, varios bancos consideran la fusión como una forma de recapitalizarse y crecer como preparación para la fuerte competencia que se pronostica para 1996, año en el que los analistas consideran que el mercado crediticio va a resucitar.

A pesar de los problemas, el sector bancario mantiene su atractivo porque hay mucho potencial de crecimiento , dijo Susana Orleans, analista de Baring Casa de Bolsa.

Samoza pronosticó que en los próximos 24 meses habrá un profundo proceso de fusiones entre los bancos mexicanos . Agregó que su banco, con unos activos de 82.500 millones de pesos (US$16.200 millones), necesita crecer para mejorar su competitividad.

Samoza añadió que cree que ese crecimiento le puede ayudar a competir con los 18 bancos extranjeros que, desde hace poco, operan en el país. Creo que una fusión sería positiva para nuestros accionistas , expresó.

La principal filial de InverMéxico es Banco Mexicano, que cuenta con 225 sucursales. Samoza le compró el banco al gobierno en 1992 con un grupo de inversores que incluye al conglomerado Desc Sociedad de Fomento Industrial SA.

La gerencia de InverMéxico ha recibido elogios por concentrarse en negocios especializados con socios estratégicos. El grupo tiene una participación en la casa internacional de bolsa LatInvest Securities Ltd., y ha establecido una operación conjunta de emisión de hipotecas con Fleet Financial Services.

Pero la crisis también lo ha hecho sufrir. En abril, Banco Mexicano declaró unas pérdidas de 32 millones de pesos (US5,24 millones) durante el primer trimestre debido a préstamos morosos.

Una fusión con Bancomer crearía el mayor grupo bancario de México, con casi una cuarta parte de todos los préstamos del país. La fusión beneficiaría a ambos grupos: Bancomer se ha concentrado en una estrategia de banca de consumo, mientras que InverMéxico se ha dedicado al corretaje y a préstamos a instituciones. Nos complementamos , dijo Samoza. Bancomer entiende de banca minorista y nosotros de banca de inversión .

Una fusión con Bancomer también podría ayudar a Samoza y a su plana gerencial a reforzar su patrimonio neto. El 95% de mi dinero está aquí en el banco , dice Samoza. Voy a hacer lo que más me convenga en calidad de accionista .

Sin embargo, algunos analistas dudan si la fusión beneficiaría a Bancomer. Los beneficios de una fusión entre Bancomer e InverMéxico no serían inmediatos , dijo José García Cantera, de Salomon Brothers Inc. Las sinergias podrían demorarse dos años en hacerse visibles .\ (Ver gráfica del valor semalan del índice IPC de la Bolsa México y de InverMéxico)