Archivo

HOY ADJUDICAN SEGUNDA PISTA DEL AEROPUERTO

A un día de la adjudicación para la construcción de la segunda pista del aeropuerto, la representante liberal a la Cámara, Alegría Fonseca, envió una carta al director de la Aeronáutica, Alvaro Cala, en la que pide realizar una audiencia pública con participación de los vecinos del Aeropuerto Eldorado, para discutir sobre los efectos ambientales de la obra.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La representante hace la salvedad de que en ningún momento se está oponiendo al desarrollo del proyecto ni al progreso de Bogotá, pero dice que es necesario advertir sobre los problemas ambientales que la nueva pista puede ocasionar.

Por eso, también le solicitó al director que realice un diagnóstico ambiental de alternativas y se obtenga la licencia ambiental, de acuerdo con la Ley 99 de 1993.

Fonseca dijo además que en el Plan Nacional de Desarrollo se introdujeron variables de carácter ambiental, cuyo fin es contrarrestar los problemas de ruido y otros efectos dañinos al ambiente, ocasionados por el funcionamiento de los terminales aéreos.

Por último, afirma que no es descartable pensar que a mediano plazo, el aeropuerto Eldorado se traslade a un sitio que no represente mucho riesgo o peligro para la seguridad de los vecinos y la conservación de la naturaleza.

La obra El proyecto, que se adjudicará hoy, contempla la construcción de una nueva pista de 3.800 metros de longitud y sus respectivos carreteros de conexión con la pista actual.

Adicionalmente, comprende el suministro, la instalación y puesta en servicio de ayudas visuales (luces) y de equipos de radioayudas y meteorología.

Además, el concesionario debe construir una nueva y más amplia plataforma para la base aérea de Catam.

Una de las principales obras, sin embargo, es la relocalización del río Bogotá al occidente del actual cauce, para lo cual se tiene que realizar un gran movimiento de tierra.

En total, el proyecto tiene un costo aproximado de 100 millones de dólares (unos 85.000 millones de pesos).

En el momento en que se terminen las obras, la Aeronáutica Civil cederá al concesionario los ingresos que actualmente recibe la entidad por la tasa aeroportuaria y por los llamados servicios aeroportuarios (es decir por uso de la pista y parqueo de rampa).

En este sentido, el gerente del proyecto de la segunda pista, Alvaro Durán, manifestó que para la adjudicación los evaluadores tendrían en cuenta dos factores principales.

El primero es la menor tarifa que se cobre a las aerolíneas por derechos de pista (aterrizaje y decolaje).

El segundo es del consorcio que ofrezca cobrarle a la Aerocivil los menores ingresos con base en las proyecciones que tiene la entidad sobre el crecimiento del tráfico en el aeropuerto durante los próximos 20 años.