Archivo

DUROS RETOS LE ESPERAN A CARLOS MENEM

Una sensación ambigua se vivía ayer en Argentina porque si bien es cierto que con un alto porcentaje de votos salió favorecido el presidente Carlos Saúl Menem, tal como estaba previsto, analistas pronosticaban que en lo económico, a Argentina le esperan días duros, de mayor ajuste y mayor presión impositiva .

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Y es que son muchos los que dudan de la efectividad del anunciado plan quinquenal de Menem, según el cual con inversiones de más de 80 mil millones de dólares, se crearían los 330 mil empleos anuales.

Eso es poco probable por lo problemas de financiamiento externo que tenemos. Se fueron 7.500 millones de dólares , dijo un analista consultado por EL TIEMPO. Los problemas de empleo, desocupación, salud y educación, que fueron creciendo en estos años dedicados a las privatizaciones y el crecimiento económico, se tuvieron que mantener a raya en aras de la estabilidad. Pero difícilmente darán más tiempo de espera, por lo que serán materias a resolver muy pronto.

Según especialistas, la reelección de Menem era el escenario esperado por el mercado, lo que se manifestó, por ejemplo, en una buena reacción de los bonos argentinos en el exterior, y un aumento en las transacciones en la bolsa de valores. En ese tema, quizá el único, no se esperan mayores alteraciones a consecuencia del resultado del domingo.

Cerca al 50 por ciento Mientras se tejían toda esta serie de inquietudes sobre cómo Menem logrará satisfacer, en corto tiempo, las urgentes demandas, las cifras de su reelección superaban todos los pronósticos. Escrutado el 93 por ciento de las mesas, el mandatario obtenía el 49,66 por ciento del total de votos depositados. Además, la ventaja con respecto a su contendor casi alcanzaba la insospechada cifra de 20 puntos.

El opositor José Octavio Bordón, del Frente para un País Solidario, Frepaso, obtuvo el 29,49 por ciento, y Horacio Massaccesi, de la Unión Cívica Radical, el 16,92 por ciento.

Un mapa de Argentina, con todas las 24 provincias en negro y tan sólo un pequeño punto blanco, junto al Río de la Plata, grafica el tamaño de la reelección de Menem. El punto es el que representa la Capital Federal, único distrito en que no ganó el Presidente. Todo lo demás es suyo, en términos electorales.

La felicidad de Menem era visible y ayer, en entrevista radial, el mandatario continuaba muy satisfecho con los resultados. Hemos ganado por demolición. Estamos ya cerca del 50 por ciento de los votos , dijo, antes de calificar el triunfo como una verdadera epopeya del justicialismo .

El futuro de la oposición No pasaba lo mismo en la oposición. La ahora segunda fuerza mayoritaria, Frepaso, tiene la responsabilidad de mantener con vida su proyecto político y de ejercer una oposición coordinada, dado que en su interior conviven diferentes corrientes. El propio Bordón, su candidato, planteó ayer la posibilidad de transformarse en una fuerza política única , tema que, según dijo, comenzará a analizarse en los próximos días. Anunció, de todas maneras, una oposición firme pero constructiva .

Un gran interrogante se cierne sobre la centenaria Unión Cívica Radical, cuyo máximo dirigente, el expresidente Raúl Alfonsín, convocó ayer a una reunión del comité directivo. El 17 por ciento que consiguió el candidato Massaccesi ha sido calificado como pobre y decepcionante por los analistas, que llaman a la autocrítica por parte de los dirigentes radicales. El Frepaso se encargó de ocupar su lugar en el mapa político.

Massaccesi responsabilizó por ello a las discrepancias que existen al interior del partido y propuso una amplia discusión interna para empezar de nuevo .

Le fue peor a la izquierda tradicional, liderada por el cineasta Fernando Pino Solanas, que quedó relegada a un 0,43 por ciento. Según el columnista J.M. Pasquini Durán, del periódico Página 12, estaba previsto que la polarización forzada por el tipo de ballotage (segunda vuelta) acordado en el Pacto de Olivos destruiría la presencia de las minorías, en ambos extremos del arco político. Las tres primeras fuerzas acapararon más del 90 por ciento de los votos emitidos .