Archivo

RATIFICAN SUSPENSIÓN DE OBRAS DE MOUNT SINAI

Las obras del proyecto turístico Caribbean Village Mount Sinai, de Providencia, seguirán suspendidas, de acuerdo con una nueva resolución del Ministerio del Medio Ambiente que negó el recurso de reposición presentado por los propietarios del proyecto.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Con ello, el Minambiente ratificó la determinación tomada hace dos meses a través de otra resolución en la que ordenó la realización de una audiencia pública en Providencia para debatir con los habitantes de la zona el impacto ambiental del proyecto.

Esa resolución, adicionalmente, pidió la revisión del permiso de viabilidad ambiental otorgado por el Inderena a Mount Sinai en 1992 (este proyecto se aprobó antes de que se creara el Minambiente, con las leyes vigentes en esa época), y ordenó, además, la delimitación y aprobación del nuevo Parque Nacional Manglares de San Andrés y Providencia.

Este último punto es el más fuerte argumento que impide la construcción de Mount Sinai, toda vez que su área colinda con la del manglar Mc. Bean, el principal de Providencia y uno de los más ricos del Caribe.

Mount Sinai es un proyecto turístico que constará de 14 villas en un sector de 12.000 metros.

Ernesto Rozo, su propietario, criticó que la respuesta del Minambiente se hubiera demorado tanto tiempo, pues al fin y al cabo dijo lo mismo que hace sesenta días. Ello implica costos y pérdidas muy importantes. Por eso solicitamos al ministerio que resuelva en forma definitiva la situación. Nosotros deseamos concertar un plan para realizar las obras con todos los requerimientos ambientales, y contamos con varias propuestas, pero nos ha sido imposible hablar con la ministra y con su asesor jurídico .

Agregó que su proyecto se había convertido en un sofisma de distracción, ya que solo se habla de él y nadie le presta atención a los gravísimos problemas ambientales, sociales y económicos que afectan a la isla .

Entre los aspectos que consideró el Minambiente para suspender los trabajos en Mount Sinai figuran, entre otros, una variación en las obras realizadas con respecto del proyecto original, detectada por una comisión de la Dirección Sectorial Ambiental que se desplazó a Providencia hace cerca de seis meses, y un concepto técnico emitido por esa misma dependencia en el cual se afirma que el informe final del proyecto presentado en 1992 al Inderena no reúne los requisitos de lo que se considera un estudio de impacto ambiental.

Sobre este punto, el recurso de reposición presentado por Mount Sinai, argumentó que debía aplicarse el principio constitucional de buena fe en las actuaciones de los particulares y de las autoridades públicas y que no existe prueba alguna de que el permiso de viabilidad ambiental se haya otorgado sin que se cumplieran todos los requisitos legales.

El Minambiente aclaró, respecto a ese tema, que en ningún momento ha desconocido la presunción legal de buena fe, prueba de ello es que no se encontraron méritos para abrir una investigación e iniciar un proceso contravencional . Pero que, en todo caso, esa presunción admite prueba en contrario, por lo que se considera que existen suficientes motivos para revisar la viabilidad ambiental otorgada por el Inderena.