Archivo

MARCHA SENIL POR EL MALECÓN DE CÚCUTA

Cansados de vivir en la miseria y alejados de toda posibilidad de tener una vida digna en el tiempo de la gente , 200 ancianos que habitan en los suburbios de Cúcuta decidieron organizarse y realizar una protesta en demanda de amparo y protección.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

A la marcha de la tercera edad, que se realizó en Cúcuta la semana pasada por el malecón y la avenida Cero, se sumaron además, jóvenes y niños.

Rosa Bacca Páez, una anciana de 70 años tuvo que partir de la provincia de Ocaña, hace más de siete años, con sus cinco hijos y tres nietos por culpa de la violencia.

Desde entonces se refugiaron en terrenos de invasión del barrio Olga Teresa, cerca al aeropuerto local.

Fue en este barrio donde nació la idea de crear la Federación Nacional de la Tercera Edad del departamento.

La protesta también tenía como objetivo luchar por el futuro de esa organización a la que le inyectaron sangre joven: María Natalia Mosquera, una vallecaucana de 36 años, quien es su presidenta.

Según Mosquera el poder mal utilizado fue el que los dejó sin personería jurídica y sin la posibilidad de presentar proyectos de desarrollo para su comunidad como organización no gubernamental legalmente constituida.

Por lo tanto, el secretario de Gobierno departamental, William Sanabria, dijo que su administración estudia los motivos que tuvo el anterior gobernador Alvaro Salgar Villamizar para cancelarles la personería jurídica.

La directiva también logró que el alcalde de Cúcuta, sacerdote Pauselino Camargo, les donara un lote de 500 metros cuadrados para construir la nueva sede para atender a 10.200 ancianos.

Además, la administración local cofinanciará el régimen subsidiado de salud. Para este programa habrá una inversión en 1995, de unos 221 millones de pesos.

Para muchos de los ancianos que desfilaron por las principales vías de Cúcuta, quizá será ésta la última marcha de su vida, pero también será el último esfuerzo para alcanzar lo que por mucho tiempo se les ha negado: la dignidad.