Archivo

CANCIONES DE LA SOMBRA A LA LUZ

Si su guitarra hablara, Carlos Vieira tendría dos voces en medio de la penumbra del escenario: la de Teresa Zuluaga y las tonalidades de su instrumento.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Igual, Teresa y Carlos se complementan y, a través de su música, evocan el alma que escapó de la vida, la vida que escapó de la muerte y la vida misma en esencia transfigurada en canción.

Canción que a veces es poema y, en ocasiones, puramente palabras con sabor a vida diaria y, por qué no, con sabor a desazón.

De ellos, de Teresa y Carlos, se dice que solo cantan lo que les emociona, lo que les interesa y, sobre todo, lo que les hace vibrar en cualquier escenario.

De ahí que ritmos andinos, poemas de Miguel Hernández e interpretaciones de Piero, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat y de otras figuras que los artistas asocian con su filosofía personal estén incluidos en su repertorio.

Pues según ellos buscamos entregarle al público autenticidad y afecto por nuestra tierra latinoamericana .

Tierra a la que ellos se aferran con sus interpretaciones, que hablan más allá de una letra escrita sobre un pálido papel.

Por eso, en cada escenario universitario que recorren, estos artistas se cubren de penumbra para darle al público un toque musical más privado, más del alma.

Es cuando la guitarra de Carlos exhala sonidos acompañados del llaman-lluvia, una caña en cuyo interior se sacuden pequeñas piedras y semillas; de la totumita, que al ser golpeada con un trozo de madera produce cadencias tropicales que incitan al movimiento, y de las maracas y el sonajero.

El complemento es Teresa, la voz, la magia que brota notas musicales y en el aire se van acercando al público. Un respetable que asimila los mensajes y si es preciso llora y ríe al compás de la música.

Los músicos de la vida Teresa nació en Medellín y desde siempre quiso dedicarse a la música.

Estudié piano y música en el Instituto de Bellas Artes y además tuve como maestro de música colombiana a Jaime Llano González.

Siempre mi sueño fue el canto y durante estos seis años se ha ido alimentando cada vez más , cuenta Teresa.

Carlos Vieira, por su parte, también es paisa e hizo estudios musicales en la Escuela Superior de Música.

La música ha sido mi pulmón para seguir viviendo. De ella surgí y con ella moriré , afirma Carlos.

Actualmente están de gira por Bogotá para cantar y encantar con la magia de canciones latinoamericanas. Por ello esta noche se presentarán en Comfenalco a partir de las 7:30 de la noche.

Mañana lo harán en el Instituto Politécnico Grancolombiano a las 9:00 de la mañana. El jueves en la Universidad Externado de Colombia y el viernes en la Universidad Pedagógica, a partir de las 4:00 de la tarde.

El dúo presentará al público su repertorio conformado por programas musicales como Cantares para la tierra de uno , que incluye temas de Silvio Rodríguez, Milanés, Viglietti y Toquihno.

También De la sombra a la luz , que incluye la poesía de Miguel Hernández, voces búlgaras y canciones de autores iberoamericanos como Sueño de una noche de verano, Elegía y No ha sido fácil.

El tiempo de los abrazos es otro programa del dúo, que presenta temas muy propios de nuestra tierra.

Finalmente Seis años de un canto a la vida , es el programa que reúne los seis años de trabajo y lucha de estos músicos cuya razón de ser es la música.