Archivo

PESAR EN PEREIRA

Como al mejor de sus propios hijos, Pereira llora la repentina muerte del escultor antioqueño, Rodrigo Arenas Betancur.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Al autor del Bolívar Desnudo, monumento que identifica a la capital risaraldense en cualquier parte del mundo, le rindió ayer la ciudadanía pereirana un profundo reconocimiento, al honrar su memoria la administración local con una resolución de duelo, donde destaca su obra como ejemplo perenne para las presentes y futuras generaciones.

Al deplorar el fallecimiento del artista, el alcalde Juan Manuel Arango Vélez, declaró día de duelo local en señal de luto y en compañía de su equipo de colaboradores puso una ofrenda floral en frente del Bolívar Desnudo que se trajera a Pereira desde México, con motivo del centenario de la ciudad en 1963.

La ciudad hace público reconocimiento de admiración al legado artístico que le dejó Arenas Betancur, no sólo por el monumento, sino por otras esculturas como El Hombre de Fuego, monumento a Los Fundadores; el Cristo Sin Cruz en el Santuario de Fátima; el Prometeo de la Universidad Tecnológica y un mosaico en homenaje al campesino y la seguridad, localizado en la carrera sexta con calles 20 de Pereira, obras declaradas como monumentos locales de respeto, admiración y patrimonio pereirano.

Colombia ha perdido al mejor escultor del siglo, dijo el ex gobernador de Risaralda, Ricardo Ilián Botero, quien tuvo la oportunidad de conocer de cerca la trayectoria de Arenas en favor de Pereira, pues era él quien presidía la junta del Centenario, cuando se instaló la escultura en la plaza de Bolívar.

Con el Bolívar Desnudo, Arenas Betancur dejó marcada la huella dactilar de la ciudad, puesto que ella es carta de presentación en cualquier lugar, dijo Ilián Botero.

A las voces de pesar se unió también la del presidente del Congreso, Juan Guillermo Angel Mejía, quien por su origen pereirano, dijo sentirse muy conmovido por la desaparición del escultor.

Es una pérdida irreparable porque de él heredamos las ansias de libertad y desarraigo que inspira en su obra maestra del Bolívar Desnudo, expresó Angel.

Arenas Betancur, pisó por última vez la tierra de su entrañable amigo, el maestro, Luis Carlos González, en junio de l993, cuando se hizo presente para evitar que la administración de ese entonces, tratara de restaurar su inmortal monumento.

El Bolívar Desnudo está mejor que cuando lo hice dijo en aquel entonces, al solicitar que su obra no fuera tocada ni con una gota de champú.