Archivo

LIBERTAD DE CULTOS

Como bien se sabe, uno de los puntos básicos de la reforma constitucional de 1991 fue el de establecer las bases concretas para la pluralidad religiosa y la plena libertad de cultos en el país. Con fundamento en esas normas el Gobierno propició una abierta concertación entre los representantes de las diversas congregaciones religiosas existentes en el país, que culminó con la preparación del Decreto reglamentario que desarrolla el derecho a la libertad religiosa.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ese fue, precisamente, el decreto promulgado por el presidente Ernesto Samper el viernes anterior, en ceremonia a la que asistieron, además de algunos Ministros del Despacho y parlamentarios, representantes tanto de la Conferencia Episcopal Colombiana como de la Confederación Colombiana de Pastores.

Por demás está destacar la importancia de este acto administrativo, cuya primera consecuencia práctica será la de que las Iglesias y diversas confesiones que operan en el país podrán gestionar ante el Ministerio de Gobierno el reconocimiento de sus personerías jurídicas, requisito esencial para su operación religiosa y para el goce de diversos beneficios, entre ellos los de orden fiscal.

Como hubo de expresarlo el Jefe del Estado en el referido acto, se ha abierto un nuevo camino en las relaciones espirituales de los colombianos, con la exaltación del pluralismo religioso que se ha abierto campo en el mundo entero.