Archivo

SCHUMACHER AL LIDERATO

El piloto alemán Michael Schumacher (Benetton Renault) no sólo ganó ayer domingo el Gran Premio de España de Fórmula 1, su segunda victoria de la temporada, la decimosegunda de su carrera, sino que se apoderó de las riendas del campeonato mundial.

15 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Tras mostrarse dominante, Schumacher aprovechó en efecto la increíble mala suerte de su principal rival, el británico Damon Hill.

Benetton Renault también se sirvió del destino contrariado de la escudería Williams Renault en esta tierra catalana, en donde el equipo anglo-francés se había impuesto siempre desde 1991, para realizar el primer doble de su joven historia pues Johny Herbert, su otro piloto, heredó el segundo escalón del podio al lado de Schumacher.

Si Schumacher dominó de punta a punta el Gran Premio catalán, si la batalla esperada no tuvo lugar en los primeros puestos de la carrera, Hill y la escudería Williams Renault estaban en condiciones de obtener un resultado de conjunto satisfactorio después de dos días de ensayos decepcionantes.

El golpe ayer fue tanto más duro para la escudería Williams cuanto que David Coulthard, quien durante largo rato fue tercero detrás de su compañero de equipo, debió abandonar a diez vueltas de la meta (55), víctima de su caja de velocidades.

Hill, detrás de Schumacher, veía por su parte que la meta se aproximaba.

Sólo faltaba una vuelta por cubrir y terminaría de segundo -lo cual le permitiría conservar las riendas del campeonato mundial-, cuando de repente se produjo un hecho que iba a dar al traste con sus ilusiones: en la última vuelta se vio traicionado por la bomba hidráulica de su auto.

La caja de velocidades quedó inservible, el acelerador se averió y el británico se vio obligado a terminar los últimos kilómetros en cámara lenta, con el simple impulso del auto, viendo como se esfumaba el segundo puesto, del cual se apoderó Johnny Herbert, a bordo del otro Benetton Renault.

Y también el tercero pues el austríaco Gerhard Berger (Ferrari) aprovechó para deslizarse hacia la meta antes que él. Hill se encontró de cuarto! Ayer domingo en Barcelona, Schumacher, los Benetton, los Williams y el motor Renault fueron los más fuertes. Tal vez el único que habría podido aguar la fiesta en el orden establecido por la banda Renault era Jean Alesi.

No obstante el francés debió decir rápidamente adiós a sus ilusiones, envuelto en una nube de humo (vuelta 26). Por primera vez en el año, la fiabilidad de Ferrari fallaba.

En la vuelta de formación vi que un líquido se escapaba de la parte trasera del auto de Alesi e inmediatamente previne a nuestro pabellón por radio , indicó Gerhard Berger, compañero suyo en la escudería italiana.

Como lo pronosticaba el piloto austríaco, como lo temía Jean Todt, los Ferrari, tan dominantes en los ensayos, no demostraron la misma eficacia en la carrera ante los Benetton y los Williams.

Y el podio, el tercer puesto de Berger, el primer puesto entre los constructores, sólo fueron el resultado de la mala suerte de los Williams hoy domingo. Un resultado inesperado , reconoció Berger.

Mucho más lejos, mucho más atrás, Peugeot, con Jordan, podía celebrar la presencia en el circuito de su presidente Jean Calvet al obtener los primeros puntos de la temporada gracias al irlandés Eddie Irvine, quien terminó en el quinto puesto justo delante del francés Olivier Panis (Ligier Mugen Honda).

La fiesta habría podido ser total para el clan franco-irlandés si el acelerador no hubiera traicionado al brasileño Rubens Barrichello en la última vuelta.

(Resultados: Ver Cifras)