Archivo

SEPULTAN A BEBÉS ASESINADAS POR SU MADRE

En la bóveda 228-C del cementerio central de Palmira fueron sepultadas ayer Alejandra y Daniela, las niñas de 4 y 17 meses que fueron asesinadas por su madre el domingo en un apartamento de la urbanización Los Alcázares, en el oriente de Cali.

16 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Las pequeñas fueron llevadas a este cementerio por voluntad de su padre Carlos Carrillo, quien vive en Palmira desde hace tres meses cuando se separó de su esposa.

Entre tanto, Raquel Osorio, madre de las niñas, permanece recluida en el Hospital Departamental en donde se repone de las heridas que se ocasionó en las venas luego de haber asesinado a sus hijas.

La mujer será sometida a exámenes siquiátricos con el fin de aportar conceptos sobre su salud mental a la Fiscalía.

Las primeras versiones indican que la mujer habría cometido el crimen motivada por la falta de empleo y los problemas económicos. Además, vecinos del apartamento en donde ocurrió el hecho dijeron que la mujer estuvo ingiriendo licor durante la tarde del crimen.

Los hechos violentos en contra de los niños han cobrado la vida de unos 6 menores de 15 años de edad durante este año en Cali.

El caso más reciente se registró el pasado 21 de abril cuando los niños Iván Villareal, de 7 años, y Natalia Medina, de 9, murieron por balas que penetraron a sus residencias desde una esquina en donde se registró un intercambio de disparos.

Otros menores muertos a bala son Norman José Rincón, de 15 años, Jhon Pérez, de 10 años, y Kelly Jhoana Rodríguez, de 3 años, quien fue alcanzada accidentalmente por los disparos provenientes de una riña entre pandillas.