Archivo

NO TAN MUERTO

El Mar Muerto ha sido, a través de los siglos, un mar de leyenda, de misterio, de intriga. Lo más seguro, con todo, es que no todos los pobladores del mundo tengan

15 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

conocimiento de la razón por la cual se le denomina muerto . La explicación no es nada compleja, porque se trata tan sólo de que la salinidad de sus aguas es tres veces mayor que la del promedio oceánico, con un contenido de 340 gramos de sal por litro.

Esta salinidad excesiva es la determinante de que en el Mar Muerto no haya peces ni manifestación alguna de vida orgánica. Se ha establecido, además, que la propia densidad excesiva de sus aguas impide que las personas o los objetos introducidos en ellas se hundan. La intriga se aumenta con el hecho de que el Mar Muerto se halla a 394 metros por debajo del nivel del mar.

Mas ahora es posible empezar a creer que el Mar Muerto no se halla tan muerto. En efecto, científicos del Instituto Weizman y del Instituto de Geología de Jerusalén han descubierto en sus orillas algunas especies de plantas que han echado raíces en tan duras condiciones. Se las presume trasladadas hasta allí por las aguas lluvias que suelen inundar territorios de la vecina Judea. Y con su hallazgo se considera abierta la posibilidad de desarrollar especies vegetales y hasta animales que puedan adaptarse a las condiciones del exceso de salinidad.