Archivo

MÁS CRUELDAD

Cada día se conocen, ciertamente, más actos de inhumanidad cometidos por alzados en armas, que no son otra cosa que delincuentes comunes al servicio de oscuras pasiones. Pero los más recientes episodios de que se tiene noticia, registrados en algunos sectores de Arauca, sobrepasan ya todos los límites para colocarse en los niveles de una crueldad insólita.

15 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ocurre que unidades del ELN que operan en Arauca secuestraron hace algunos días a cuatro menores de 17 y 15 años, cuyos cadáveres, abaleados en el cráneo, aparecieron poco después. Toda la ciudadanía de Saravena se hizo presente en los respectivos sepelios, como una franca manifestación de solidaridad y de rechazo a los criminales.

El pretexto que los asesinos presentan para su inexcusable acción es el de que las menores asesinadas eran amigas de soldados o de polícias. Con esta misma pretendida excusa, según las autoridades, han sido secuestradas y asesinadas en el último año no menos de diez jovencitas.

Es muy difícil, ciertamente, entender qué se proponen los alzados en armas con esta especie de actos abominables, que rayan en el máximo de la criminalidad y representan las más incalificables violaciones a los derechos elementales de la población civil indefensa.