Archivo

LAS BABY BELLS SALTAN A LA LARGA DISTANCIA

Un juez federal despejó el camino para que las siete compañías regionales Bell ofrezcan servicio de larga distancia a sus clientes de telefonía celular. Esto asesta una importante derrota a compañías de larga distancia como AT&T, MCI y Sprint en su mercado nacional de EE.UU.

01 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El fallo es la primera ruptura a la prohibición de ofrecer servicios de larga distancia que el gobierno impuso a las llamadas Baby Bells, las empresas que surgieron hace 11 años cuando se desarticuló AT&T _apodada Mamá Bell por su omnipresencia en EE.UU._ a fin de desmonopolizar el sector.

Algunas de las siete Bell regionales indicaron que salvo que se produzca algún inconveniente de última hora, estarían listas para ingresar de forma limitada al negocio de la larga distancia en un plazo de pocos meses.

Las compañías de larga distancia, lideradas por AT&T, se han opuesto vigorosamente a casi todos los esfuerzos de las Baby Bells por ingresar al mercado de larga distancia. Por su parte, éstas han presionado para eliminar por completo el acuerdo de ruptura decretado por los tribunales y algunos ejecutivos creen que el fallo del juez Harold H. Greene, pronunciado el viernes, es una fuerte señal de que podrían triunfar.

Es una victoria espléndida , dijo John Thorne, asesor jurídico de Bell Atlantic Corp. Este es el comienzo del fin del decreto .

Jeff Blumenfeld, ex abogado del Departamento de Justicia que ayudó a redactar el decreto por consentimiento, declaró que el fallo judicial podría ser una clara señal de que las esperanzas de las Baby Bells están a punto de hacerse realidad. La prohibición a las Baby Bells de prestar servicios] de larga distancia siempre ha sido la restricción] más sacrosanta y la que se ha cumplido de manera más estricta , del decreto, dijo.

Esto es muy significativo .

Hasta el juez Greene, un estricto jurista que ha controlado a las Baby Bell desde su formación, utilizó un lenguaje esperanzador para algunos ejecutivos de Bell. El tribunal tiene, por supuesto, el deseo de poner fin a las restricciones del decreto cuando se pueda hacer con prudencia, en lugar de instituirlas como presencias permanentes del panorama comercial , escribió Greene.

El nuevo dictamen permite que las Baby Bells revendan los servicios de larga distancia que proporcionan AT&T, MCI Communications Corp.

y demás compañías, y que se encarguen de toda la comercialización, facturación, descuentos y demás. En la actualidad, a las Bell no se les permite revender nada, por lo que las firmas de larga distancia establecen relaciones comerciales con los clientes de las regionales.

Greene impuso varias condiciones para garantizar que las telefónicas regionales no usaran la fortaleza de sus redes para desventaja de sus competidores. Las Baby Bells deberán establecer firmas independientes para vender el servicio de larga distancia, deberán certificar que los mercados locales de telefonía celular son competitivos y tendrán que repartir su actividad entre más de un proveedor de larga distancia. Asimismo, no podrán asignar más del 45% de su tráfico de larga distancia a un único vendedor.

Aunque las Bell regionales celebraron el fallo, algunos ejecutivos encontraron algo de que quejarse. William Barfield, asesor jurídico de BellSouth Corp., dijo que su empresa apelará la restricción que prohíbe asignar más del 45% de su actividad de larga distancia a un único proveedor. No tiene sentido. Deberíamos poder buscar el mejor precio como cualquier cliente , dijo.

Las siete Baby Bells son: BellSouth, con sede en Atlanta; Bell Atlantic, con sede en Filadelfia; Ameritech Corp., de Chicago; Nynex Corp., con sede en Nueva York; SBC Communications, de Saint Louis; Pacific Telesis Group, de San Francisco, y US West Inc., con sede en Englewood, Colorado.