Archivo

EL FUTURO DE LA BANCA

De acuerdo con el estudio de la firma de Banca de Inversión Donaldson, Lukin & Jenrette, las perspectivas de crecimiento del mercado bancario en Latinoamérica son positivas. Lo anterior gracias a tres factores: la demografía, el subapalancamiento de las economías y la densidad de población por sucursales.

15 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

En cuanto al primer factor, el estudio sostiene que en Latinoamérica la población está creciendo a una tasa que duplica la norteamericana. Adicionalmente, el 38 por ciento de dicha población es menor de 15 años, y las estimaciones indican que durante los próximos treinta años habrá nueva fuerza laboral que entrará a devengar salario y por ende demandará productos de ahorro e inversión.

De otra parte, las economías latinoamericanas se encuentran subapalancadas, como resultado de las hiperinflaciones. El tipo de financiación preferido por los consumidores individuales y las grandes compañías son los préstamos del sistema bancario, pues los mercados de capitales se encuentran aún en desarrollo y las alternativas de financiación no son tan amplias como en Estados Unidos.

Además, se espera que la demanda de crédito promueva el crecimiento de los activos del sistema financiero.

Población Como un tercer factor, favorable al desarrollo de la banca latinoamericana, está la densidad de población por sucursal. Al contrario que en los países desarrollados, en Latinoamérica este indicador es alto. Esto significa que existe un gran potencial para la apertura de nuevas sucursales por toda la región, sin correr el riesgo de que no sean rentables.

Como conclusión, el informe menciona que las oportunidades y los rendimientos sobre la inversión, en el largo plazo, que presentan los sistemas bancarios latinoamericanos, son superiores a los riesgos (bajos márgenes netos y deterioro de la calidad de los activos).

Se identifican cuatro aspectos relevantes respecto a tendencias del futuro para la banca latinoamericana. En primer lugar, el crecimiento de los activos del sistema financiero latinoamericano superará el promedio a nivel mundial, dado el crecimiento de la fuerza laboral y el aumento de la demanda de crédito, de consumo y comercial.

En segundo lugar los márgenes de rentabilidad patrimonial continuarán reduciéndose, debido a la mayor competencia y la disminución en los márgenes de intermediación.

Como tercera tendencia, se prevé que la generación interna de capital disminuirá; el crecimiento de los activos superará el crecimiento del patrimonio, obligando a los bancos a salir al mercado a conseguir recursos para capitalizarse y respaldar su crecimiento.

Por último, los bancos de Colombia y los estadounidenses, como el Citicorp y el Bank of Boston, aparecen como las mejores alternativas de inversión del sistema financiero en América.

Por qué invertir en el sistema bancario colombiano? De acuerdo con el estudio, la mayoría de los países de la región se encuentran en proceso de ajuste y solo Colombia y Chile presentan estabilidad económica y tasas de crecimiento sostenido. Sin embargo en Chile, actualmente, los precios de las acciones de los bancos son más altos que en Colombia.

Buenos precios En comparación con la economía mexicana, se observa que la colombiana es bastante diferente; su déficit en cuenta corriente es mucho más bajo que el de México y recientemente se ha restringido la entrada de capitales de corto plazo.

Por otra parte, si bien Brasil presenta un importante potencial por el tamaño de su economía, primero deberá implantar algunas medidas económicas antes de continuar hacia una senda de crecimiento.

Adicionalmente, es posible identificar algunas características de la banca en nuestro país que la hace atractiva, para los inversionistas de largo plazo: bancos bien administrados, bien capitalizados y con suficientes provisiones y reservas, en comparación con otras entidades latinoamericanas.

Por todo lo anterior, los analistas consideran que el sistema bancario colombiano se presenta como una de las mejores alternativas de inversión en la región.