Archivo

AMIGOS VOLANDO:

14 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los casos de inseguridad aérea siguen a la orden del día. El último lo sufrieron unos 100 pasajeros que el pasado viernes tomaron el primer vuelo entre Bogotá y Santa Marta, que debía salir a las 7:00 de la mañana. Con más de media hora de retraso, el avión de la compañía SAM estaba listo para despegar cuando el piloto reportó una falla en una de las turbinas de la nave. Tras varios intentos para prender la turbina, se decidió abortar la maniobra de decolaje y regresar. Aunque la falla debió detectarse en la revisión previa al vuelo, nadie lo notó. Los pasajeros tuvieron que descender y esperar más de una hora hasta que llegara el avión de Avianca procedente de Medellín, de matrícula EI-CDY, pues SAM no tenía aeronaves disponibles en Eldorado. Al final, el vuelo programado para aterrizar a las 9 de la mañana en la capital del Magdalena, lo hizo a las 11:40 de la mañana y llegó a Bogotá a la 1:00 de la tarde.