Archivo

BUENA HORA PARA IR A VENEZUELA

Pese a que persiste un clima de desconfianza por la situación económica y financiera de Venezuela, los inversionistas colombianos aspiran a lograr exportaciones hacia territorio venezolano en 1995 superiores a los 800 millones de dólares.

14 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La cifra fue calculada por el consejero comercial de la Embajada de Colombia en Caracas, Jorge Alberto Velásquez, quien aseguró que el flujo comercial entre ambos países se esta normalizando.

En entrevista con EL TIEMPO, explico que los empresarios colombianos nuevamente están viniendo a Venezuela, porque en 1994 prácticamente se abstuvieron de venir por la crisis del sistema financiero venezolano. En los primeros cuatro meses de 1995 se han incrementado las ventas en forma considerable, lo que nos permite proyectar unas exportaciones hacia Venezuela al cierre del año de unos 800 ó 900 millones de dólares, que es una cifra importante, porque todavía persiste un clima de desconfianza en la situación venezolana .

Comentó que esto demuestra la inclinación que tiene el empresariado colombiano de colocar sus productos en Venezuela. Esta año, sin duda, será muy importante para la integración colombo-venezolana, en comparación con el 94. Ese año sólo se colocaron productos en el mercado venezolano por 530 millones de dólares .

Velásquez recordó que el año pasado la balanza comercial fue favorable totalmente a Venezuela, por lo cual Colombia espera equilibrarla un poco.

Admitió que esa tendencia se mantendrá este año. Si a Colombia le va bien, a Venezuela le irá mejor. Estimamos que los empresarios venezolanos lograrán un nivel récord en sus exportaciones hacia Colombia este año, las cuales podrían ubicarse por encima de los 1.500 millones de dólares. Esta es una cifra impresionante si se compara con los 350 millones de dólares de hace 3 o 4 años atrás .

De acuerdo a estas cifras, calculó que el intercambio recíproco se verá favorecido, ya que superará los 2.500 millones de dólares en 1995, cifra que casi triplica los 750 millones de hace tres o cuatro años.

Sobre las exportaciones de Venezuela hacia Colombia, Velásquez indicó que el empresario venezolano ya asimila mejor el mercado colombiano, ya tiene una presencia importante, a lo que se añade la gran depresión del mercado interno venezolano por la caída del dólar en comparación con el bolívar.

Se mostró optimista sobre las inversiones colombianas en Venezuela, pues en sólo cuatro meses se ha logrado el cierre de dos negociaciones grandes, la de Cadenalco con la compra de CADA y Maxy s y el aporte financiero del Banco Ganadero en el Banco Unión. Estas no serán las únicas inversiones importantes, porque la tasa de cambio entre los dos países representa una excelente oportunidad para los inversionistas colombianos, sobre todo en un momento en el cual nadie está invirtiendo en Venezuela, por los altos riesgos que tiene para los inversionistas de otras latitudes. Eso al colombiano no le preocupa, este es realmente el momento para invertir .

Reveló que se ha adelantado una campaña de promoción para prestar servicios a empresarios venezolanos que estén interesados en establecer negocios con empresarios colombianos. Tenemos identificados 140 proyectos concretos, la idea es promoverlos en Colombia para que se produzcan inversiones en Venezuela .

Manifestó su confianza en que la inercia de la relación comercial colombo-venezolana haga que los grandes grupos económicos colombianos, como el Grupo Santo Domingo, Ardila Lule, Luis Carlos Sarmiento, fijen su mirada hacia Venezuela.

Sobre las ventajas comparativas, señalo que los inversionistas colombianos podrán continuar trabajando con base en volúmenes de venta y mayor rotación de inventarios, con bajos márgenes de ganancia, lo que se contrapone a los márgenes habituales en Venezuela que son exagerados. Esta política se aplicará en los almacenes CADA y Maxy s.