Archivo

METRO SUBTERRÁNEO

En la sección Bogotá de EL TIEMPO del 26 de abril, por fin se aclaró lo referente a los tan mentados corredores férreos. Jaime Ortiz, de la Consejería Especial para Bogotá de la Presidencia de la República, y el presidente de Ferrovías, Jaime Ramos, estuvieron de acuerdo en que es necesario negociar estos corredores e indispensable darle una solución al ferrocarril, aprovechando la futura construcción de la avenida Cundinamarca y de la Perimetral del Norte.

15 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Esto significa que antes de diez años no se podrá contar con estos corredores para un metro ni para un metrobús.

Esta ha sido mi tesis desde hace más de cinco años, en que he estado opinando sobre el tema del transporte masivo para Bogotá y en especial sobre el asunto del metro.

Está ampliamente definido que Bogotá necesita una nueva red vial, con sus puentes, su metrobús y su metro.

Falta definir si este último debe ser en superficie o subterráneo.

Yo creo que debe ser subterráneo por las siguientes razones: Su construcción es técnicamente muy sencilla en un suelo como el de Bogotá que es ampliamente conocido, Su construcción no interfiere con ningún servicio público, como acueducto, energía, alcantarillado, teléfonos ni con las vías, porque iría a una profundidad adecuada, Siendo subterráneo, se lograría una total libertad de orientación y diseño, Es importante anotar que no hay que comprar zonas ni predios, aun para las estaciones pues serían subterráneas.

El plazo de la construcción del metro para 48 kilómetros podría ser de 48 meses, con un costo aproximado de 2.500 millones de dólares, de los cuales el 70 por ciento se pagaría en dólares con amplísimos plazos (de 15 a 20 años). El 30 por ciento restante, en pesos, para pagar mano de obra y materiales locales.

El metro en superficie es un imposible; no hay corredores viales por dónde construirlo: todos están copados.

Las negociaciones para adquirir predios serían interminables y a un costo incalculable.

Entiendo que el señor alcalde, Antanas Mockus, está esperando que el Gobierno le concrete su aporte del 70 por ciento del costo del metro.

Es un hecho que desde el más humilde hasta el más encopetado de los ciudadanos está esperando que el señor presidente, Ernesto Samper Pizano, cumpla con su promesa.

Como diría Daniel Samper: Señor Presidente, dejémonos de vainas, sí? Oscar Torres Gómez Ingeniero civil* *Perteneció al grupo de participación, durante la campaña de Ernesto Samper, en relación al transporte masivo.