Archivo

EE.UU. ESTUDIA RECORTAR LAS AYUDAS A LA EXPORTACIÓN

Los exportadores de Estados Unidos se enfrentan a una posible reducción de los programas gubernamentales de ayuda para captar negocios en América Latina y el resto del mundo.

02 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los observadores de las batallas que se libran en el Congreso de EE.UU. sobre el presupuesto dicen que el Export-Import Bank de EE.UU., la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero (OPIC) y muchas otras entidades que promueven el comercio exterior corren peligro, pese a su popularidad entre la comunidad empresarial. El gobierno de Clinton solicitó US$3.200 millones para mantener en funcionamiento estos programas durante el año fiscal que comienza en octubre de 1996, pero los expertos republicanos pronostican que la financiación ni siquiera se acercará a esa cifra .

De hecho, aunque la Comisión de Presupuesto del Senado no dará a conocer sus cifras hasta principios de la próxima semana, se prevé que el panel recomiende reducir hasta en un 32% la propuesta del gobierno de autorizar US$870 millones para el año fiscal 1996. En el período de cinco años fiscales que comienza en 1996, la autorización presupuestaria acostumbrada podría reducirse hasta en US$1.400 millones, según los grupos de presión.

Según los cálculos del gobierno, esas reducciones podrían costarle a EE.UU. entre US$6.000 millones y US$7.000 millones en los negocios de exportaciones durante el quinquenio en cuestión. Es cierto que es un porcentaje relativamente pequeño del total de las exportaciones de EE.UU. y no sería algo estrepitoso. Pero muchas compañías que dependen de las exportaciones sentirían el efecto, así como los que importan esos productos. Es por eso que las compañías que dependen de las exportaciones, como Boeing Co., General Electric Co., Caterpillar Inc. y Westinghouse Electric Corp., presionan fuertemente para defender a estas entidades de las reducciones.

La mayoría de los esfuerzos del Ex-Im Bank se destinan a garantías de préstamos a compradores extranjeros, con la condición de que compren bienes hechos en EE.UU. Aunque el banco normalmente asume sólo una porción del financiamiento de cualquier transacción de exportación, es posible que un exportador no logre un negocio sin el vital componente del Ex-Im. Por ejemplo, el Ex-Im Bank financió recientemente la venta de generadores eléctricos, plantas industriales y aviones a varios países.

La OPIC, en tanto, ofrece seguro contra riesgo político para las compañías estadounidenses que invierten en proyectos en el extranjero; la Agencia para el Desarrollo del Comercio asume el costo de los estudios de factibilidad que los exportadores estadounidenses deben hacer para poder cumplir los requisitos de la ayuda.

Peggy Houlihan, presidente de la Coalición para el Empleo a través de las Exportaciones, con sede en Washington _que representa a multinacionales, sindicatos y varios gobiernos estatales de EE.UU._ detecta en el Congreso un estado de ánimo espeluznantemente similar al que prevaleció en los primeros años de la era Reagan. En 1981, el gobierno de Reagan quería cerrar el Ex-Im Bank como expresión de su ideología de libre mercado. (Los partidarios de Reagan luego cambiaron de idea y el gobierno de Bush le devolvió al banco su antiguo lugar).

Incluso los legisladores que favorecen a estos organismos dicen que el Ex-Im Bank, el OPIC y la Agencia para el Desarrollo del Comercio están en la lista de reducciones, lo que preocupa a los grupos industriales.

El Ex-Im Bank está ahí sólo para asegurar que los exportadores estadounidenses tienen el mismo apoyo que sus competidores alemanes, franceses y japoneses , dice Arthur Simonetti, ejecutivo del Consejo Nacional del Comercio Internacional, grupo de la industria con sede en Washington. Si uno se deshace del banco, sería equivalente a un desarme unilateral .

Los legisladores republicanos suelen tener en mente a los empresarios a la hora de tomar sus decisiones. Pero la Comisión de Presupuesto del Senado, presidida por Pete Domenici, está dispuesta a acabar con el déficit presupuestario antes del año 2002 y no parece que haya mucho espacio para hacer favores.