Archivo

Y DÓNDE ESTÁ EL INGLÉS DE LOS PILOTOS COLOMBIANOS

La fama de inseguridad aérea que tiene Colombia volvió a revivirse en el exterior.

14 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El pasado jueves el diario The Miami Herald, uno de los más influyentes de Estados Unidos, informó una serie de anomalías presentadas con los pilotos de las aerolíneas Avianca y Aces durante vuelos a algunas ciudades de ese país.

Con base en testimonios de controladores aéreos, asociaciones de pasajeros y registros oficiales de las más importantes autoridades aéreas de Estados Unidos, el periódico reprodujo a todo lo largo de su primera página una investigación del diario Newsday en la que se cuestiona seriamente los programas de seguridad de algunas empresas aéreas que recorren el espacio aéreo norteamericano.

Y entre ellas están las dos principales aerolíneas colombianas. Precisamente, el informe se inicia con el relato de una cuasicolisión provocado por una de ellas.

Esta es la traducción libre realizada por EL TIEMPO del artículo publicado en The Miami Herald: En el corredor de gran altura sobre la isla Bimini, el Boeing 727 de Aces era solamente uno de los siete jets en espera para su aproximación final a Miami, un día de febrero pasado.

Lo que ha debido ser una aproximación rutinaria para el vuelo 500 de Aces casi termina convertido en un desastre.

El controlador le dijo a la tripulación colombiana que se mantuviera a 26.000 pies de altura y estuviera pendiente del tráfico a su alrededor. Aces 500, mantenga altura 260, y sepa que habrá tráfico pasando bajo usted...Girando rumbo norte está un P3 de la marina, nivel 250 .

En vez de esto, la respuesta del piloto indicó un cambio de rumbo: directo a una colisión. Aces 500, descendiendo 250 .

Inmediatamente después, el controlador se dio cuenta que tenía un avión lleno de pasajeros dirigiéndose hacia la aeronave de la marina a 300 millas por hora, a la misma altitud. Rápidamente se comunicó con el Aces Aces 500, gire a la izquierda, diríjase a 220. Gire a la izquierda AHORA! . El desastre se evitó por cuatro millas, aproximadamente 40 segundos, estimó más tarde la Administración Federal de Aviación. FAA Aparentemente existió un problema con el inglés del piloto , dijo Gary Perkins, especialista de estándares de vuelo de la FAA de Miami, que ordenó a la aerolínea revisar su programa de dominio del inglés.

El incidente no es un caso aislado. Docenas de veces, en los últimos cinco años, dificultades de lenguaje y otros problemas han generado aterradores incidentes y cuasi-colisiones entre aviones de Estados Unidos y de otros países, de acuerdo con los registros federales que obtuvo Newsday.

Cinco años después de que el accidente de un jet de Avianca en Cove Neck, Nueva York, pusiera al descubierto problemas en la seguridad de aerolíneas extranjeras -incluyendo problemas de comunicación y de entrenamiento-, muchas de las dificultades siguen existiendo.

El avión de Avianca se estrelló al quedarse sin combustible luego de hacer sido demorado por el mal tiempo a lo largo de la costa este.

Un problema sordo Basado en registros federales y en entrevistas, Newsday encontró pocos avances en la seguridad de las aerolíneas extranjeras desde el accidente de 1990: - Existe aún una gran distancia entre la seguridad de las aerolíneas de Estados Unidos y las extranjeras, aunque el récord de estas últimas ha mejorado algo y la de las estadounidenses ha declinado un poco. El riesgo de morir en un vuelo de aerolínea de otro país distinto a EE.UU. es todavía varias veces mayor que en una de EE.UU.

- Otras recomendaciones de seguridad que surgieron después del accidente de 1990 fueron rechazadas o están muriendo lentamente dentro de los canales burocráticos. Una nueva norma que es más específica acerca de cómo se declara una emergencia de combustible -una de las mayores causas del accidente de Avianca de 1990- todavía no ha sido aprobada e implantada por las autoridades internacionales.

-La FAA ha sido indecisa acerca de actuar con mayor severidad sobre las compañías extranjeras, aunque sus funcionarios aceptan que muchas de ellas tienen récords no muy buenos. Bajo presión del Congreso, esta agencia comenzó a supervisar más de cerca a las aerolíneas extranjeras - aerolíneas de 13 países fueron puestas en período de prueba.

Sin embargo, la General Accounting Office ha criticado a la FAA acusándola de ser muy tímida para actuar. Y la FAA fue lenta para tomar acciones contra una empresa mexicana a quien las autoridades canadienses le prohibieron volar en 1992.

Realmente nosotros no creemos que ellos hayan hecho lo suficiente . dijo David Sterner, director de la Asociación Internacional de Pasajeros, un grupo de vigilancia que ha alertado a sus miembros acerca de los peligros de volar a Colombia y a otros países. Ellos le han dado carta blanca a Colombia - y a Rusia, un país realmente cuestionable .

Algunos progresos Pero funcionarios de la FAA dicen que están avanzando. Pensamos que hemos mejorado la seguridad , dijo Tim Neel, el director de la oficina internacional de la FAA que vigila las autoridades aeronáuticas extranjeras. Aunque es imposible hacer una medición, dijo Neel, Esperamos que al hacerlos subir al estándar, mejoraremos las condiciones en el mundo en general .

La seguridad aérea fuera de Estados Unidos es de gran importancia para muchos viajeros estadounidenses. Más estadounidenses están viajando afuera del país abordo de aerolíneas extranjeras: más de 17.000.000 de estadounidenses utilizaron empresas extranjeras en 1993, un aumento de los 15.000.000 que lo hicieron en 1989. Muchos de ellos utilizan aerolíneas (Lufthansa, British Airways y SAS) que tienen al menos un récord igual de seguridad que las estadounidenses.

Pero millones utilizan empresas que tienen récords seriamente cuestionables. La posibilidad de morir abordo de una empresa estadounidense era cerca de uno en 8.1 millones durante el periodo 1985-1994, un aumento frente al periodo 1980-1989 que fue de uno en 13.3 millones. En las aerolíneas extranjeras, durante el decenio más reciente, la posibilidad era de uno en 1.1 millones, menos que la última estadística que era de uno en 980.000 Y un grupo de 35 aerolíneas, entre las que se cuenta Avianca, que fueron clasificadas como las más peligrosas después de accidente de Avianca no han mejorado mucho. La posibilidad de morir era cerca de uno en 300.000 en cada uno de los anteriores decenios, según estableció el análisis de Newsday.

Los cálculos de la seguridad aérea que hace Newsday tienen como soporte una base de datos de más de 900 accidentes registrados en el mundo desde 1969. La posibilidad estadística de morir en un vuelo se calcula para más de 200 empresas registradas internacionalmente al comparar los accidentes de cada empresa frente al número de vuelos que realizan, siempre y cuando esté disponible la información. Newsday utilizó períodos de diez años para minimizar las fluctuaciones en los datos.

El análisis revela que 13 aerolíneas estadounidenses efectúan casi la mitad de los vuelos que se realizan en el mundo, pero que solo sufrieron el 10 por ciento de los accidentes.

El estudio no incluye varias aerolíneas que podrían ser las más peligrosas del mundo. Las estadísticas de vuelos no están disponibles para la empresa rusa Areoflot, las empresas nacionales chinas o para China airlines de Taiwán, que en su conjunto han producido 91 accidentes en 25 años.

Quién manda a quién? Las aerolíneas extranjeras pueden resultar peligrosas para la gente aun cuando las personas no estén volando en ellas. Newsday revisó cientos de informes de accidentes, incidentes y encuentros muy cercanos en donde se involucran aviones extranjeros durante los últimos cinco años y encontró confusiones y errores, algunos de ellos debidos a problemas con el lenguaje.

Todavía hay problemas con el idioma. No hay duda de eso , dijo Dean Lacopelli, un controlador aéreo del aeropuerto John F. Kennedy en Nueva York. Muchas veces uno tiene que repetir la misma instrucción dos y tres veces .

Y las confusiones ocurren en tierra al igual que en el aire. El año pasado le ordenaron un avión extranjero sin identificar que se quedara en una pista de carreteo en Newark (Nueva Jersey) mientras que un vuelo de Continental recibía la orden de despegar en una pista paralela. No obstante, de acuerdo con una investigación de la FAA, el avión extranjero cruzó la pista justo cuando estaba despegando el avión de Continental. Por escaso margen se evitó un desastre.

Los estándares internacionales le exigen a los pilotos fluidez en el idioma inglés, que se utiliza en la aviación internacional y no solo en los cielos estadounidenses. Las autoridades de la FAA dicen que conocen el problema. pero que no saben qué hacer con él.

Los analistas de Newsday también encontraron varios incidentes potencialmente peligrosos que involucraban a aerolíneas del Sur y de Centroamérica y del Caribe. Una vez en 1993 un jet de Air Jamaica dejó de hacer un viraje establecido en su plan de vuelo y estuvo a punto de entrar en un espacio aéreo reservado para un vuelo del transbordador espacial, hasta que los controladores se dieron cuenta y lograron que cambiara de rumbo.

Empresas de Suramérica y de Africa fueron el centro de una investigación de la FAA ordenado por el Congreso (de Estados Unidos) en 1991. La agencia investigó a 30 países y encontró que nueve de ellos virtualmente no tenían una política de seguridad aérea. Le prohibieron a las empresas de esas naciones que aún no estaban volando hacia Estados Unidos que lo hicieran y colocaron a las empresas de otros cuatro países bajo inspección.

Pero esto no fue suficiente, determinó la Oficina de Contabilidad en 1992. Las decisiones de la FAA estaban bien, pero la FAA no inspeccionó las aerolíneas de esos países que ya estaban volando a Estados Unidos.

La verificación por parte de la FAA de los reglamentos extranjeros terminó con la prohibición de vuelos hacia Estados Unidos de algunas aerolíneas. Pero también le dio carta blanca a países como Colombia que tienen normas pero que todavía tiene malos récords de seguridad aérea.

Stempler, de la asociación de pasajeros, dijo que su grupo envió a un consultor para que analizara la aviación en Colombia y encontró muchos problemas. Pero el consultante dijo que Avianca parecía estar haciendo un gran esfuerzo para mejorar sus operaciones.

Pero las autoridades colombianas nunca le respondieron al National Transportation Safety Board acerca de sus peticiones de solucionar los problemas que contribuyeron a producir el accidente de Avianca en Nueva York. El organismo recomendó mejoras en el sistema de despacho de las naves de Avianca y mejoramientos en los entrenamientos de los auxiliares de vuelo.

No hemos escuchado nada de ellos , dijo Mike Benson, vocero del organismo. Avianca declinó hacer comentarios aduciendo que la empresa no les permite hacer comentarios sobre hechos relacionados con la seguridad.

EL TIEMPO intentó buscar una reacción de las dos aerolíneas colombianas citadas en el informe, pero no fue posible.