Archivo

MATURANA ESCOGIÓ SELECCIÓN

Luego de un año y medio de incertidumbre por la falta de un adiestrador oficial y jugadores formalmente convocados, Ecuador volvió este viernes a contar con una selección mayor de fútbol que encarará la Copa América de Uruguay-95, en julio próximo, y posteriormente las eliminatorias para el Mundial de Francia-98.

13 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Al mes de asumir el cargo de director técnico, el colombiano Francisco Pacho Maturana anunció con bombos y platillos la nómina del nuevo combinado tricolor, que comenzó a preparar maletas para viajar el jueves próximo a Asia, donde se fogueará en torneos amistosos.

Maturana ocupó la plaza que estuvo vacía durante más de un año solo hubo entrenadores interinos luego del alejamiento del estratega montenegrino Dussan Draskovic el 31 de diciembre de 1994, al concluir su contrato con la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y tras conducir al balompié nacional durante seis años.

Luego de examinar a un grupo de más 50 ecuatorianos, Maturana en una esperada rueda de prensa anunció que escogió a los siguientes jugadores: Arqueros: José Cevallos y Dennis Ibarra.

Defensas: Iván Hurtado, Máximo Tenorio, Luis Capurro, José Guerrero, Ulises de la Cruz y Raúl Noriega.

Volantes: Juan Guzmán, Nixon Carcelén, Wilfrido Verduga, Juan Carlos Garay, José Mora y Hjalmar Zambrano.

Delanteros: Diego Herrera, Eduardo Hurtado, Agustín Delgado y Energio Díaz.

El campeón Emelec y Barcelona, ambos de Guayaquil y los más populares del fútbol profesional ecuatoriano, se convirtieron en los clubes en que más elementos aportaron al plantel de Maturana, al ceder cada uno a cinco piezas importantes de sus filas.

Entre tanto, Liga de Quito prestó a cuatro, mientras que Deportivo Quito, Aucas, el subcampeón Nacional y Deportivo Cuenca aportaron un jugador.

La nueva escuadra de Ecuador partirá el jueves próximo a Japón, donde disputará la Copa Kirin (del 21 al 28 de mayo) y después pasará a Corea para intervenir en la Copa Corea (del 3 al 12 de junio).

Entre tanto, la dirigencia de la FEF gestionaba que un partido amistoso con el combinado de Honduras, que estaba previsto para el miércoles venidero en Nueva York y que fue suspendido por la cercana US Cup-95, se celebre en junio en esa misma ciudad estadounidense cuando el equipo nacional esté retornando de la gira por Asia.

Maturana asumió el reto de tratar de llevar a Ecuador a conseguir el tazón de plata de la Copa América y al Mundial de Francia-98.

En la última edición de la Copa América, de la que fueron anfitriones en 1993, los ecuatorianos consiguieron la cuarta posición final, hasta ahora el lugar más importante en ese torneo que en esa ocasión dejó de ser exclusivo para Suramérica y pasó a ser continental con la participación de Estados Unidos y México, invitados especiales.

Asimismo, Ecuador nunca ha clasificado a un campeonato mundial de balompié, algo que aún sueñan los once millones de habitantes del país.