Archivo

IGLESIAS SE FUGÓ ENCUBIERTO POR EMBAJADOR : SALAMANCA

El vicefiscal general de la Nación, Adolfo Salamanca Correa, le pidió ayer a la Cancillería colombiana que haga claridad ante el Gobierno de Venezuela en torno a la confusión que se ha generado a raíz de la orden de captura que se profirió contra un funcionario de ese país por su presunta complicidad en el robo de vehículos.

13 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Al mismo tiempo, la Fiscalía dijo que no enviará el expediente a las autoridades de la nación vecina.

En una carta enviada al canciller, Rodrigo Pardo, el Vicefiscal dijo que el pasado 8 de mayo, en un gesto de cortesía, se reunió con el embajador Abdón Vivas Terán para informarle personalmente sobre la situación de Ramón Eduardo Iglesias Pérez, un oficial de enlace de la Embajada de Venezuela en Colombia, investigado en el caso de los carros robados en Venezuela y que circulan en Colombia.

Sorprendentemente, al día siguiente, dice la carta al canciller Pardo, el Embajador viajó a Caracas sin atender las llamadas telefónicas que me permití hacerle, al tiempo que la Fiscalía tenía conocimiento de que el comisario Iglesias se había dado a la fuga encubierto por aquel .

Agrega Salamanca, que es lamentable que un acto de cooperación con un gobierno extranjero haya sido utilizado para eludir la acción de la justicia colombiana y desconocido por las autoridades venezolanas para exacerbar sentimientos anticolombianistas.

Salamanca aclaró que las investigaciones de la Fiscalía sobre el robo de vehículos en Venezuela, que luego son ilegalmente comercializados en Colombia, no se ha enfocado únicamente hacia nacionales venezolanos. Ellas involucran a varias personas, entre ellas al comisario Iglesias, y a ciudadanos colombianos, precisó Salamanca.

Iglesias, funcionario de la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención Venezolana -Disip-, es investigado por varios presuntos delitos, entre ellos estafa, concusión, concierto para delinquir, falsedad en documento público y falsedad ideológica.

El Vicefiscal dijo que aunque las acusaciones contra Iglesias suponen que sea juzgado en Colombia, no se solicitará a Venezuela su extradición, pues la orden de captura que pesa en su contra hace posible que la Interpol lo pueda capturar en cualquier parte, ya que no goza de ninguna clase de fuero.

Reclamos en Venezuela Ayer, según un despacho de la agencia Efe originado en Caracas, el senador Antonio Ledezma dijo que la Fiscalía de Colombia debe precisar las acusaciones que hizo contra Iglesias o de lo contrario, estaremos obligados a calificarlas como una innecesaria provocación al pueblo venezolano .

Asimismo, el mismo despacho dijo que el comisario Iglesias habría descubierto evidencias que involucran a personalidades de Colombia con el robo de automóviles según la prensa de Caracas.

De acuerdo con la publicación de un periódico caraqueño, Iglesias se reunió el jueves con el director Disip, comisario Rafael Rivas, y presentó un minucioso informe sobre las investigaciones que realizaba en Bogotá.

Iglesias huyó de la justicia colombiana el pasado lunes, cuando se enteró de la orden de captura que la Fiscalía General impartió en su contra.

Según Ultimas Noticias, Iglesias informó a la Disip que la Policía Nacional de Colombia tiene en su poder 5.000 coches venezolanos, y la misma Fiscalía que lo acusó utiliza 4.500 de esos vehículos, que el Gobierno colombiano se niega a reconocer .

El tráfico de automóviles robados ha generado intensas polémicas entre Venezuela y Colombia durante los últimos meses, y aún cuando no existen cifras precisas, se ha denunciado que más de 10.000 carros robados en territorio venezolano han sido llevados al vecino país.

Entre las víctimas de los ladrones figura el propio ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Miguel Angel Burelli, quien incluso ha denunciado que el automóvil que le fue robado es utilizado por la Policía de la población colombiana de Riohacha.

Según el senador Antonio Ledezma, quien también busca en Colombia un vehículo que le ha sido robado, es grave que la Fiscalía colombiana no haya fundamentado debidamente las denuncias hechas en contra de Iglesias, quien había sido enviado a Santafé de Bogotá a investigar los robos.

Si la Fiscalía de Colombia no aclara sus acusaciones contra Iglesias, estaremos obligados a calificar sus denuncias no sólo como alegres, sino como una innecesaria provocación al pueblo venezolano , dijo Ledezma.

El parlamentario recordó que, en un viaje que hizo recientemente a Bogotá, entregó al Fiscal colombiano documentos fehacientes y probatorios de los miles de vehículos robados en Venezuela y que están en manos de ciudadanos colombianos .

Sin embargo, según Ledezma, dichos documentos no han sido utilizados por las autoridades colombianas quienes no nos han regresado ni siquiera una rueda de esos vehículos .