Archivo

HAY QUE METERLE MÁS CAÑAÑA A LAS OPERACIONES

Hay que meterle más cañaña a las operaciones . Con esta frase, el brigadier general Rodolfo Herrera Luna, comandante de la Brigada Móvil número 2, resumió la conclusión a la que llegó la reunión que sostuvieron esta semana los comandantes de Divisiones y Brigadas de las Fuerzas Militares del país.

13 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los oficiales que participaron en la cumbre, instalada el jueves por el Presidente, Ernesto Samper Pizano, se mostraron satisfechos por el apoyo total que recibieron del Jefe del Estado y dijeron que las palabras del mandatario, en el sentido de exigir resultados más contundentes de las operaciones que se adelantan contra las diferentes modalidades de delincuencia, no constituyeron un reclamo al alto mando.

Para algunos oficiales consultados por este diario, las palabras del Presidente fueron mal interpretadas pues no evidencian un descontento del Ejecutivo con las acciones que adelantan las Fuerzas Militares, sino un deber de Samper, como jefe supremo de las Fuerzas Armadas.

Los militares que participaron en la cumbre, que finalizó ayer después de tres días, solicitaron al Fiscal General que incremente, con carácter urgente, el apoyo que ese organismo les brinda durante las operaciones.

Los oficiales precisaron que en las unidades militares no existen ni Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) ni fiscales asignados, por lo que dependemos del apoyo inmediato de la Fiscalía , aseguró el mayor general Mario Hugo Galán, comandante de la III División del Ejército, y agregó que ya el fiscal general, Alfonso Valdivieso, se comprometió a aumentar el respaldo del organismo durante los operativos de las Fuerzas Militares.

Uno de los objetivos de la reunión, celebrada en la sede del Ministerio de Defensa, era la de informar a los oficiales y actualizarlos sobre las normas vigentes en materia de justicia penal militar, comentó el comandante del Ejército, general Harold Bedoya Pizarro.

Los mandos militares concluyeron que es necesario mejorar la coordinación entre las diferentes unidades, buscar más eficiencia en el campo de la inteligencia para optimizar las operaciones y consolidar el accionar conjunto de todas las fuerzas del Estado.

Para el general Marino Gutiérrez Isaza, comandante de la IV División del Ejército, con sede en Villavicencio y teatro de operaciones en los Llanos Orientales, la cumbre sirvió para presentar las necesidades de cada una de las unidades operativas y recibir el respaldo del Presidente.

Lo más importante de la cumbre fue el afianzamiento de nuestro trabajo e impulsar la coordinación entre las fuerzas y los distintos comandos , enfatizó el comandante de la Primera División, mayor general Norberto Adrada Córdoba.

La reorientación de las política no implica variación sino un impulso extra y un reconocimiento de la labor de quienes están en el Ejército, dijo por su parte el comandante de la Brigada Móvil Número dos, brigadier general Rodolfo Herrera Luna. En síntesis, se dio mucha doctrina , añadió.

En el mismo sentido se expresó el comandante de la III División, mayor general Mario Hugo Galán, cuando señaló que las directrices del Gobierno Nacional se siguen cumpliendo. Lo que tratamos de consolidar más es el accionar conjunto de todas las Fuerzas, especialmente en el campo de la inteligencia, para aumentar la eficiencia en los operativos.

Los 16 generales, diez coroneles y otros altos mandos de las Fuerzas Militares, se reunieron con el Presidente, Ernesto Samper; el ministro de la Defensa, Fernando Botero Zea; el fiscal general de la Nación, Alfonso Valdivieso Sarmiento; el Alto Comisionado para la Paz, Carlos Holmes Trujillo, y el Canciller, Rodrigo Pardo, entre otros.