Archivo

FENALCO PIDE MÁS CONTROL AL CONTRABANDO EN FRONTERA

El Presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Sabas Pretelt de la Vega, pidió a los gobernadores de las zonas fronterizas del país ejercer su autoridad con mano fuerte, para evitar que el contrabando continúe afectando al comercio organizado.

13 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Este fenómeno, según el dirigente gremial, se registra con mayor intensidad en el Departamento de Norte de Santander por donde diariamente ingresan más de 300 toneladas de mercancías sin el pago de los respectivos aranceles e impuestos al fisco nacional.

En carta dirigida al gobernador, Sergio Entrena López, el dirigente gremial precisa que el ingreso desmedido de mercancías como electrodomésticos; licores; textiles y vestuario; partes y repuestos para vehículos; videos; implementos deportivos; artículos para el hogar y llantas, burlan los tributos que corresponden a los erarios departamentales, municipales y nacionales.

Este fenómeno, agrega en su misiva, crea delicados factores de competencia desleal a las empresas y arrebata puestos de trabajo para los colombianos.

La Policía Nacional informó que en la última semana este cuerpo armado en operativos conjuntos ha decomisado mercancías de contrabando por más de 750 millones de pesos, donde se incluyen productos agrícolas como arroz y maíz de nacionalidad venezolana.

Gladys Navarro Uribe, directora ejecutiva de Fenalco seccional, dijo que otro de los subsectores del comercio que se afecta por la competencia desleal, es el de los distribuidores de llantas en Cúcuta, por cuanto al realizar las correspondientes exportaciones del producto a Venezuela se presenta una descompensación de precios, en un valor cercano al 50 por ciento menos que en Colombia.

Para contrarrestar esta actividad, el Gobernador de Norte de Santander lanzó una ofensiva a través de la Secretaría de Hacienda en cooperación con la Dirección de Impuestos Nacionales y Aduana (Dian), Policía, Das y Ejército, para evitar el ingreso de licores y cigarillos extranjeros que el año pasado dejaron de tributar al departamento 2.000 millones de pesos.