Archivo

ASESINADAS DOS NIÑAS SECUESTRADAS EN ARAUCA

Todo Saravena asistió al sepelio de Alice Yaneth Lima González, de 15 años, y Guadalupe Romero, de 14, asesinadas, según las autoridades, por guerrilleros locales del Eln.

13 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Las dos niñas fueron muertas de varios balazos en la cabeza.

Según fuentes militares, en el último año por lo menos 10 jóvenes de Saravena han sido asesinadas por el Eln, por el hecho de ser novias o amigas de policías y soldados.

Las jóvenes fueron secuestradas en su hogar por uniformados que también se llevaron a Yamile Lima González, de 15 años, e Isabel Ortiz, de 30. Las dos aparecieron muertas, también a balazos, hace dos días.

Como reacción, las autoridades establecieron severas medidas de control al tráfico de motocicletas, y prohibieron la salida de menores a la calle después de las 8 de la noche.

Pese al miedo todo Saravena acompañó ayer el sepelio de Alice Yaneth Lima González, de 15 años y Guadalupe Romero Oviedo, de 14, cuyos cadáveres aparecieron en un paraje. Las dos habían sido secuestradas horas con otras dos mujeres.

El cuádruple crimen fue atribuido por las autoridades al Eln, que castigaría así que las víctimas tuvieran alguna relación con miembros de las Fuerzas Armadas. A ese mismo motivo se atribuyen diez crímenes registrados este año y catorce más el año pasado.

Pero por ninguno de los crímenes hay retenidos ni identidad de sospechosos.

Según fuentes oficiales, los cadáveres de Alice Yaneth y Guadalupe fueron abandonados en el camino a Puerto Nariño. Tenían heridas causadas con pistolas.

En un intento por enfrentar el problema, la Alcaldía prohibió la circulación de motos a partir de las ocho de la noche en la población, y en el día solo se les permitirá marchar a 20 kilómetros por hora.

Además, desde hoy, ningún menor de edad podrá salir a la calle después de las 8 de la noche. Y en las canchas de tejo no se podrán utilizar las tradicionales mechas explosivas.

Ayer, un consejo de seguridad presidido por el gobernador Vicente Lozano, deliberó por varias horas en Saravena para evaluar la situación que se registra y avalar las medidas de seguridad previstas.

El gobernador rechazó los hechos y responsabilizó a la guerrilla de los asesinatos y dijo que estas acciones alejan cada día más al pueblo araucano de alcanzar la paz.

La Cruz Roja Internacional, que mantiene una sede en el municipio, no se ha pronunciado sobre la situación.

Ayer, la Alcaldía de Saravena debió financiar los entierros de las dos menores asesinadas, pues sus familias viven en extrema pobreza. El secretario de Gobierno local, Libardo Rueda, dijo que se otorgará ayuda a los padres de las víctimas.

Alice Yaneth y Guadalupe, junto con una hermana de la primera, Yamile Lima González, e Isabel Ortiz, fueron sacadas el martes de una casa por hombres vestidos como militares. Las dos últimas aparecieron muertas esa noche.

Yamile tenía 15 años mientras que Isabel, de 30 años, era viuda y madre de cinco años. Las familias han mantenido silencio sobre los hechos.

El jefe del Comando Número Dos del Ejército en Arauca, coronel Mario Montoya Uribe, dijo que la guerrilla quiere desestabilizar a la población civil sembrando el terror, pues en algunos casos esas niñas no tenían ni amigos ni conocidos dentro de la fuerza pública .

Para el comandante de la Policía en Arauca, coronel Luis Mendieta Ovalle, la situación es clara: Los crímenes los comete el Eln, para alejar a la población civil de la fuerza pública .

Mientras tanto el obispo local, Arcadio Bernal Supelano, dijo que en este tipo de violencia se está involucrando, incluso, a los infantes. Según el prelado, los padres de niños que acuden a cursos de natación y gimnasia que ofrece el Ejército en Saravena, han sido amenazados. Es algo inhumano que nadie puede entender .

El año pasado, seis jovencitas fueron muertas por el Eln, según las Fuerzas Militares. Pero hay casos sin aclarar como el de Luz Dary Contreras, de 17 años, quien apareció muerta el 18 de noviembre de 1994 en el sector de Caño Colorado, en la vía de Saravena a Cubará (Boyacá). La joven estaba embarazada.

Un día antes, en la tarde, en una calle del barrio San Luis fue asesinada Aleyda García Pérez, 16, vendedora de rifas callejeras. Le dieron un balazo en la cabeza. Otra joven, Luz Marina Cárdenas, que tenía el mismo oficio también murió baleada.

El caso que más llamó la atención, por su crueldad, fue el de Belquis Yolanda Pacheco, de 15 años, estudiante de modistería, torturada y asesinada de 29 balazos. Las autoridades aseguran que fue una venganza por la muerte a manos de la Policía de Nelson El Gato Bautista Pinedo, dirigente de las Milicias Populares.

En la lista de víctimas figuran, además, Rosalba Cuadros, de 15 años y Marilse Mogollón, de 17, quien desertó del Eln.