Archivo

PEDERNERA MURIÓ AYER EN BUENOS AIRES

Adolfo Pedernera, una de las mayores glorias de la historia del fútbol argentino, murió ayer en Buenos Aires. Su deceso se produjo, al parecer, por un ataque al corazón. Tenía 76 años. Pedernera fue uno de los grandes jugadores que se quedó en la memoria de Colombia por su brillante paso en Millonarios y porque, como entrenador, llevó al país por primera vez a un mundial.

13 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Idolo en Argentina, ídolo en Colombia, ídolo en el mundo. Ahora, Adolfo Pedernera se ha marchado, y en el país duele que parta, porque él puso en la cima al Millonarios del 52 y llevó a la Selección Colombia, por primera vez, a un mundial.

Adolfo Pedernera, una de las mayores glorias de la historia del fútbol argentino, murió ayer en Buenos Aires, informó un portavoz del club River Plate.

El extraordinario centrodelantero, pieza clave de la poderosa máquina riverplatense que brilló en la década de los años cuarenta, falleció a los 76 años, aparentemente a causa de un ataque al corazón.

Pedernera trabajaba en el River Plate, club al que estuvo intensamente ligado a lo largo de toda su vida, como miembro honorífico del Departamento de Fútbol Juvenil, Debutó en la primera división del fútbol argentino a finales de la década de los años treinta y jugó en esa institución hasta 1948, año en que se marchó a Colombia para militar en Millonarios en medio de un éxodo generalizado de futbolistas argentinos a causa de una larga huelga.

En la institución colombiana formó con Alfredo D Stefano, Néstor Raúl Rossi, Julio Cozzi, El Maestrico Báez, una alineación que mundialmente se conoció como el Ballet Azul y que fue considerada en esa época como una de las mejores del mundo. El único colombiano de la titular era Francisco Cobo Zuluaga, quien falleció hace dos años en Medellín.

Justamente, en una gira sostenida por Millonarios por campos de España, fue contratado D Stefano por el Real Madrid, club que finalmente lo lanzó a la fama como la Saeta Rubia.

La más brillante delantera que formó el River Plate en su historia, la poderosa máquina, estuvo integrada hace medio siglo por Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau, una formación que todavía hoy es orgullo de los riverplatenses.

Tras su paso por el fútbol colombiano volvió al país para poner fin a su carrera como futbolista en el club Atlanta, que ahora milita en las divisiones de ascenso.

Pedernera volvió a Colombia para hacerse cargo de la Selección Colombia de mayores y tuvo el honor de clasificar a este país por primera vez a una final de la Copa Mundo. Fue para el torneo realizado en Chile en 1962.

Adolfo Pedernera, fuente habitual de consultas por parte del periodismo deportivo en las últimas décadas, también trabajó como entrenador, cargo que ocupó en 1969 y 1970 en el Boca Juniors, el histórico adversario del River Plate.

Ese grande del fútbol se marcha, pero en Colombia deja muchos amigos y todos los recuerdos.