Archivo

CAEN DEMANDAS POR AVIÓN DE AVIANCA

La justicia negó ayer la primera de una cadena de demandas en las que se exigía condenar a la Nación como responsable por al atentado al avión HK-1803 de Avianca que explotó en pleno vuelo, el 27 de noviembre de 1989, y en el cual perecieron 107 personas.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El Consejo de Estado determinó que no existen indicios ni elementos de juicio sólidos para atribuir la responsabilidad del atentado a una falla del servicio y obligar a la Nación a pagar una serie de condenas como resultado del siniestro.

A juicio de los consejeros, no hay pruebas concretas que demuestren que en virtud de una falla del Estado -representado en la Policía Aeroportuaria- se hubiese permitido el ingreso clandestino de un artefacto explosivo al aparato.

El siniestro -dijo el Consejo- no puede atribuirse a la administración y, como consecuencia, tampoco cabe deducir ningún tipo de responsabilidad por los mismos, ya que nada indica que hubiera anomalía, ineficiencia, retardo u omisión en la prestación del servicio .

Así lo determinó la Sección Tercera del Consejo de Estado, sobre ponencia del jurista Julio César Uribe, al negar la petición elevada por Yomaira del Socorro Cadavid, familiar de una de las ocupantes del Boeing HK-1803.

La nave partió en ese entonces del Puente Aéreo de la capital del país, a las 7:13 minutos de la mañana. Cumplía la ruta Bogotá-Cali.

La aeronave explotó en el aire minutos más tarde y cayó cerca del municipio de Soacha, al sur de Bogotá.

La bomba fue colocada por terroristas del cartel de Medellín debajo de la silla F-15. La acción, según se estableció después, fue ordenada por José Gonzalo Rodríguez Gacha, El Mexicano , para asesinar a dos presuntos informantes del cartel de Cali que viajaban en la aeronave.

La ciudadana reclamó el pago de más de mil gramos oro como indemnización y responsabilizó a la Nación de la tragedia del aparato, por cuanto no evitó ni dispuso las medidas necesarias para impedir que los terroristas colocaran una bomba en el avión.

De manera concreta, la peticionaria culpó a la Policía Aeroportuaria por lo ocurrido en noviembre de 1989.

Como lo informó EL TIEMPO, el pronunciamiento de los consejeros se produjo al acoger un concepto de la Procuraduría General de la Nación en el cual pide exonerar a la Nación por el siniestro. En el mismo sentido se pronunció en su momento el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

La tripulación que comandaba el Boeing HK-1803 de Avianca la integraron José Ignacio Ossa, piloto; Fernando Pizarro, copiloto; Jairo Castiblanco, ingeniero y los auxiliares Rita Galvis, Germán Pereira y Astrid Gómez.