Archivo

INCREÍBLE FUGA

Ahora no han sido uno ni dos los reclusos que se han fugado de la Cárcel Distrital. Han sido nada menos que catorce, precisamente los encargados de sacar hasta el camión recolector las bolsas de basura y desechos que la cárcel produce diariamente. Con la circunstancia agravante de que, sin que nadie les opusiera obstáculo alguno, abrieron ellos mismos las puertas del reclusorio antes de que el recolector llegara, y procedieron a fugarse con la mayor prontitud.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

No se necesita ser experto en la vigilancia de reclusos para comprender, de inmediato, no sólo que el plan de fuga debió ser preparado con mucha anticipación y precisos cálculos, sino que es manifiesta la complicidad de los guardianes, no sólo los del interior del penal sino los que se hallaban de servicio en las garitas, frente a cuyos ojos los evadidos pasaron sin que les hubieran causado la menor impresión.

Sin duda no pocos aspectos irregulares deben estarse registrando en el interior de la Cárcel Distrital, que requieren la inmediata atención de las autoridades del ramo. Casos como el de esta fuga, que ha favorecido a expertos en asaltos a entidades bancarias y a homicidas, resultan por todos los aspectos inexplicables y requieren correctivos