Archivo

UN SUEÑO DE 124 AÑOS

La ex esclava María do Carmo Jerónimo, que a sus 124 años es considerada la mujer más vieja del mundo, cumplió un sueño que tenía desde niña: conocer el mar.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El mar es bonito, grandísimo y sube y baja , se limitó a decir la anciana, sin poder esconder su asombro y su felicidad, tras quitarse sus zapatos y mojar los pies en la turística playa de Copacabana, uno de los balnearios más famosos de Río de Janeiro.

Acompañada por el alcalde de Río de Janeiro, César Maia, quien la invitó a la ciudad y financió los gastos de viaje y de hospedaje de la ex esclava y de un enfermero que la acompaña, y perseguida por una nube de fotógrafos, cámaras y periodistas, María do Carmo se aventuró a probar en la punta de sus dedos un poco del agua de mar.

Es muy salado también , agregó la anciana, de 1,22 metros de altura y 42 kilos de peso que, durante sus 124 años de vida fue esclava (durante 17 años), se benefició de la Ley Aurea -decreto de liberación de los esclavos- firmada por la princesa Isabel, hija del emperador brasileño Pedro II, y trabajó como empleada doméstica.

La anciana brasileña trabaja como empleada desde hace 54 años en la casa de la familia de Bernando Guimaraes, uno de cuyos miembros es el autor de la novela Esclava Isaura, adaptada para televisión y vista y aplaudida por millones de latinoamericanos.

María do Carmo, que calificó al mar como una gigantesca inundación , vivió toda su vida en el municipio de Itajubá, en el conservador y tradicional estado de Minas Gerais, en el interior del país y alejado del mar.

La mujer más vieja del mundo regresó a su casa tras haber cumplido un sueño que tuvo durante 124 años.