Archivo

LOS ARQUEROS ESTÁN LOCOS!

La noche del 10 de mayo de 1995 tiene su rincón aparte en la historia del fútbol nacional y mundial: los dos arqueros del partido anotaron sendos goles, algo que no tiene precedentes en primera división.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Que se recuerde, ese hecho se produjo hace tres años en un compromiso de la tercera categoría del balompié italiano. Pero nunca en la máxima liga de un país. Por eso, vale la pena recordarlo, para que tenga su propia partida de nacimiento: A los 27 minutos del segundo tiempo, René Higuita, de Nacional, colocó el balón con cuidado, a 20 metros del arco de Pedro Pablo Rodríguez. Sin tomar demasiado impulso, sacó un derechazo alto que pegó en el horizontal y, de picabarra , señaló el primer tanto en la victoria verde sobre Pereira (3 a 1 final). Fue en la portería sur del Atanasio.

Y 8 minutos después, lo increíble. Se presentó pena máxima en el área de Nacional, Rodríguez salió disparado hacia el sitio y se pidió el cobro. Le quisieron quitar el balón, pero se aferró como un niño, pese a que el propio técnico, Oscar Héctor Quintabani, ordenaba otra cosa. Finalmente, la terquedad se impuso y Rodríguez metió un taponazo, alto, que venció a Higuita. El guardavallas pereirano tomó revancha y lo celebró como si hubiera ganado la Copa Mundo.

Es la noticia que ayer le dio la vuelta al mundo. En el caso de Higuita porque hizo recordar a otro loco del arco, José Luis Chilavert, quien el 2 de octubre pasado también se pidió la ejecución de un tiro libre y señaló la victoria 1 a 0 de Vélez Sarsfield sobre Deportivo Español. Un manicomio: era el minuto 90.

El ejemplo de Rodríguez por el carácter de desquite y porque fue el mismo que hace 42 días (19 de marzo) fue vencido por otro guardavallas, Miguel Calero, con un remate desde 55 metros.

La del miércoles, fue una noche de locura en el Atanasio Girardot. René se fue a celebrar con sus compañeros, con el banco técnico, con la hinchada, porque era uno de sus sueños hecho realidad. De un tiempo para acá, había asumido su condición de ejecutor de tiros libres, añadiéndolo a su innata virtud de patear las penas máximas.

Por esta última vía,conquistó sus otros 36 tantos de su carrera como profesional. Debutó en el rentado en 1985, defendiendo los colores de Millonarios (lo adquirió en préstamo tras ese espectacular lanzamiento en el Juventud de América de Asunción), justamente en un juego contra Nacional. Terminó 1 a 1, tantos de Marcelo Trobbiani por los azules y Víctor Lugo de los verdes.

Siempre fue un arquero sui generis con ese estilo líbero que, prácticamente, sirvió para modernizar la posición de arquero y, por qué no, las mismas estrategias y sistemas de los técnicos. De pronto, el atrevimiento adherido a su personal lo envió a ser verdugo de sus colegas: se especializó en la ejecución de penas máximas, 36 de las cuales, la ha concretado en Nacional, la Selección Colombia, juegos amistosos y de campeonato.

Esta es una obra de Dios. No lo puedo explicar porque justamente se me da en el momento que no había practicado los tiros libres en los entrenamientos. Antes lo hacía y no pude anotar , dijo Higuita.

Ahora simplemente recuerdo a mis compañeros de infortunio en la cárcel Modelo, a ellos les dedico este gol. Algún les dije que saldría de la cárcel para triunfar , remató el excentrico golero nacionalista.

Rodríguez puede contar su propia historia. Es el primer guardavallas en anotar un gol de pena máxima con la divisa del Deportivo Pereira. Además, siempre figurará en esta anécdota del fútbol, al lado de Higuita. Y se contará que en el término de 42 días fue vencido por arqueros distintos con disparos diferentes a las penas máximas.

Y, para su honor, estará al lado famosos arqueros que han marcado de penalty en el rentado doméstico: Julio Cozzi, Alejandro Sinisterra, Carlos Arias, Julio César Falcioni, Claudio Ibarra, Oswaldo Ayala, Luis Barbat y René Higuita.

Fue una noche reservada para lo insólito en los arqueros. Tal y como son ellos...