Archivo

LOS PROBLEMAS AMBIENTALES DE LA SEGUNDA PISTA

El estudio de la Contraloría incluye comentarios con respecto de la segunda pista de Eldorado.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Entre otras cosas, dice que los problemas ambientales actuales afectan a unos 800.000 habitantes y con la construcción de la segunda pista abarcarán a más del doble de esa cifra.

Por ello, se pregunta qué pasará con los residentes de barrios como Belén, Fontibón, San Pablo, Jericó,~Versalles, Veracurz, Villa Beatriz, La Cabaña y Atahualpa, si no se solucionan los impactos ambientales.

Agrega que cuando entidades controladas por el Ministerio del medio Ambiente emiten conceptos, como el de no considerar necesario que el estudio de impacto ambiental de la nueva pista contemple alternativas de mitigación y autoriza que el proyecto se ejecute pese a las consideraciones técnicas ambientales que le sean contrarias, cómo puede obligar entonces a la administración de la Aeronáutica y a Eldorado a que solucionen los problemas ambientales que vienen ocasionando? Otra consideración tiene que ver con el hecho de que se negó una tutela interpuesta por dos ciudadanos contra la construcción de la nueva pista, con el argumento de que la ciudad invadió el aeropuerto y no lo contrario, además de que los aviones modernos son menos ruidosos.

A este respecto, la Contraloría dice que la vida útil del proyecto de la nueva pista es estimada en veinte años (aproximadamente hasta el año 2015), pero la resolución que ordena sacar del mercado los aviones más ruidosos da plazo para hacerlo hasta el año 2005. Es decir durante la mitad de la vida útil del proyecto se seguirá contaminando con igual intensidad de ruido y con gases nocivos para la salud .

Además dice que pero si de culpables se trata, no fueron los habitantes bogotanos los responsables de la invasión urbana a las áreas aledañas a Eldorado, sino el Departamento de Planeación Distrital y la Secretaría de Gobierno Distrital, en conjunto con las alcaldías menores de la zona, quienes autorizaron y permitieron esta invasión. Ahora bien, para el caso de la actual pista se acepta que fue el desorden urbanístico el invasor de sus áreas vecinas; pero, para el caso de la segunda pista, sí es el proyecto el que invade zonas ya densamente pobladas y no al contrario .