Archivo

EMISOR NO AYUDA A BAJAR LOS INTERESES

La situación de altas tasas de interés no es responsabilidad exclusiva del sector financiero, sino que obedece, en gran parte, a las restrictivas políticas monetarias.

12 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Así lo indicó la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) al explicar las razones del aumento en los intereses, que se han convertido en un dolor de cabeza para los empresarios, el Gobierno y el público en general.

Según el gremio, el Banco de la República no está haciendo esfuerzos significativos para proveer de liquidez a las entidades de crédito, hecho que va en contra de una disminución en los intereses.

Asobancaria precisó que las colocaciones se han realizado a tasas parecidas a las observadas en días de iliquidez. Es decir, que el Emisor está actuando como un agente más que compite en el mercado.

Los aumentos en las tasas de colocación de los títulos de participación se han traducido finalmente en un incremento en la tasa de captación del sistema.

La posición del gremio va en contravía de los anuncios de la junta directiva del Banco de la República y del propio Gobierno que culpan al sistema financiero del alto costo del crédito que alcanza el 50 por ciento anual.

Señalan que en su afán por otorgar más préstamos las entidades de crédito se han lanzado en una carrera desaforada por conseguir nuevos recursos del público, reconociendo mayores intereses.

No obstante, la Asobancaria asegura que el crecimiento de los créditos ha venido descendiendo desde finales de 1993. Actualmente la cartera del sistema crece en promedio en 43 por ciento anual, cifra superior a la meta del 35 por ciento fijada por el Emisor para este año.

En su informe de Panorama Macroeconómico y Financiero el gremio sostiene que el alto nivel de las tasas de interés se ha convertido en el mecanismo más expedito para frenar el incremento en la demanda agregada.

De hecho el Ejecutivo ha reconocido que el aumento en el costo del crédito tendrá un impacto negativo en el crecimiento económico.