Archivo

COMENZÓ EL JUICIO POR EL CASO PLUTONIOGATE

A una pena de hasta 10 años de prisión podría ser condenado el colombiano Justiniano Torres por un presunto delito de contrabando de plutonio -el material con el cual se fabrica la bomba atómica- en el juicio que se inicio ayer en el tribunal regional de Munich (Alemania).

11 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Por el llamado plutoniogate , también comparecieron los españoles Julio Oroz y Javier Bengoechea. Los tres basaron su defensa en considerarse víctimas de una conspiración organizada, al parecer, por el Bundesnachrichtendienst (BND), el servicio de espionaje alemán para llamar la atención mundial sobre tráfico ilegal de productos nucleares procedentes de la extinta URSS.

El montaje por parte del BND es una hipótesis manejada por varias publicaciones alemanas, entre ellas el prestigioso semanario Der Spiegel, donde se afirma que la trama del BND fue organizada desde Madrid.

En Alemania, el suceso, descubierto el pasado 10 de agosto cuando fue detenido en Munich el colombiano Torres en posesión de 363 gramos de plutonio 239 enriquecido al 87 por ciento, y los dos españoles ha generado gran polémica.

Entre otras razones se cuestiona el riesgo al que fueron sometidos los pasajeros del vuelo de Lufthansa en el que Torres trajo de Moscú el material radioactivo.

Tampoco se descarta la posibilidad de que la trama fue organizada por los servicios de espionaje alemán para justificar su existencia una vez que el final de la Guerra Fría dejó sin mayor sentido el espionaje exterior que en Alemania emplea a unas 7.000 personas y gasta anualmente cerca de 650 mil millones de pesos.

Más allá de esta consideración, hay muchos que ven a los tres implicados como chivos expiatorios de una conjura, y que por la razón que fuera, cayeron en una trampa, seducidos por unas ganancias que rondaban los 276 millones de dólares.

Coincidiendo con el inicio del juicio se han conocido nuevas revelaciones que vinculan a funcionarios rusos en el entramado. Incluso se habla que estaría involucrado el viceministro ruso de Asuntos Atómicos, Viktor Sidorenko ya que este viajó en el mismo vuelo que trasladó a Torres desde Moscú a Munich con el plutonio incautado.

El principal indicio en contra del ruso esta en una conversación grabada a Torres en donde expresaba que conmigo viajará un hombre. El recibe ahí el dinero y volará de vuelta .