Archivo

CARNICEROS EN DESACUERDO POR EL NUEVO MATADERO

Desde que se cerró el matadero de carnes de Palmira por falta de presupuesto, unos 300 expendedores de carne que hay en las galerías de este municipio se quejan por las consecuencias que según ellos, les trae el sacrificio de las reses en las instalaciones de Cavasa en Candelaria.

11 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Los carniceros de la galería Central de Palmira se han unido para solicitar al municipio que se abra nuevamente el antiguo matadero. Después de la crisis se decidió recurrir al matadero de Cavasa, por ser junto al de Jamundí, de clase II y que está en capacidad de transportar carne de un municipio a otro.

Según Leonel Zapata Grajales, propietario de un puesto en la galería auxiliar el cambio no le ha convenido, porque por los costos de transporte, el precio de la carne se incrementa. Los carniceros manifiestan también que los sacrificios se hacen un día antes en Cavasa y que aunque el producto llega bien a Palmira, tres o cuatro horas después toma mal aspecto y olor. De otro lado aseguran que en Cavasa el corte del ganado se hace con sierra eléctrica, lo que deja partículas en la carne, la quema y contribuye a que se dañe más rápido.

Sin embargo, los directivos de Carnes y Derivados, empresa que realiza los sacrificios, indicaron que el precio de la carne no se incrementará más de lo estipulado en el pacto social y que el transporte del producto entre municipios es subsidiado. Manifestó que los expendedores tienen garantías de recibir una carne de buena calidad y niveles altos de sanidad.

De otro lado, las posibles deficiencias en la calidad de la carne que se consume en Palmira, tiene preocupadas a las autoridades sanitarias. Se indicó que los mismos carniceros sacan la carne a la calle para la venta, en mesas improvisadas que no ofrecen condiciones higiénicas.

El Distrito de Gobierno de Palmira anunció operativos en conjunto con la Unidad Ejecutora de Saneamiento, para examinar las condiciones de salubridad. Al inicio de la semana se realizó un operativo en 100 establecimientos de carne con el fin de identificar cuáles no tienen licencias en regla. Aunque los resultados definitivos aún no se tienen, se indicó que al rededor del 50 por ciento no cuentan con la documentación y el 30 por ciento tienen la licencia vencida.