Archivo

COSTA RICA, AL BANQUILLO BANANERO

Luego de Colombia, ahora le tocará a Costa Rica sentarse en el banquillo de los acusados por el lío bananero.

11 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

El ministro de Comercio Exterior, José Rossi, anunció que la reunión se realizará el próximo martes en Washington, con el representante comercial de Estados Unidos, Mickey Kantor.

Señaló que se discutirá la denuncia interpuesta por la empresa Chiquita Brands contra el convenio bananero suscrito entre Costa Rica, Colombia y la Unión Europea (UE), pero advirtió que Costa Rica mantendrá el principio de no abandonar el acuerdo marco con Europa.

Esta semana tuvo que presentar sus descargos ante Kantor el ministro de Comercio Exterior colombiano, Daniel Mazuera Gómez, sin que lograra que el alto funcionario adoptara un posición flexible.

Chiquita alega que el acuerdo marco, el cual rige desde este año y garantiza a ese país la colocación de la fruta en el mercado europeo, perjudica sus intereses comerciales. Señaló que basa su denuncia en la Sección 301 de la Ley de Comercio Exterior de los Estados Unidos.

No es culpable Según indicó Rossi, la ley permite analizar si determinadas acciones adoptadas por un país discriminan los intereses de una empresa estadounidense.

De comprobarse esto, a Costa Rica podrían aplicársele sanciones comerciales, de las cuales no quiero comentar , indicó Rossi y agregó: Nos corresponde tratar de demostrar que las restricciones del mercado europeo permanecerían pese a las acciones que tome el país, entonces no es ahí donde deben concentrarse los esfuerzos de los Estados Unidos para aliviar los problemas .

Costa Rica, dijo Rossi, argumentará ante Kantor que el país enfrenta una de las crisis bananeras más fuertes de su historia y por eso es vital mantener el mercado europeo, el cual consume más de la mitad de las exportaciones nacionales de esa fruta.

En lo que va del año, Costa Rica ha cerrado más de 1.600 hectáreas dedicadas al cultivo del banano, 1.200 trabajadores han sido despedidos y las pérdidas sobrepasan de 18 millones de dólares, según afirma la Cámara Nacional de Bananeros (Anaproban).

Rompen contratos Los exportadores de banano sufrieron un fuerte golpe por el rompimiento de un contrato por Chiquita Brands con Difrusa, una subsidiaria de la Corporación Bananera Nacional (Corbana), con sede en Panamá.

El contrato establecía la compra de Chiquita a Corbana de 75.000 cajas de banano semanales durante 1995. La decisión de Chiquita, acusando a Difrusa de falta de cumplimiento, dejó a 2.000 trabajadores costarricenses a la expectativa, pérdidas por tres millones de dólares, porque se quedaron sin comprador 300.000 cajas de la fruta (a 10 dólares cada una).

Chiquita también presentó una demanda en Estados Unidos contra Costa Rica, por sentirse discriminada debido a los nuevos contratos que el país firmó a nombre de los exportadores con la UE.

En una carta enviada por el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, al presidente de este país, José María Figueres, le pidió a Costa Rica que abandone el convenio marco establecido con Europa ya que afecta los intereses estadounidenses.

Una carta en el mismo sentido también fue enviada al presidente de Colombia, Ernesto Samper.

Figueres señaló que dicha carta no debe interpretarse como una medida de presión y pidió a las autoridades correspondientes que resuelvan el conflicto lo antes posible.

Durante 1994, Costa Rica exportó 103,3 millones de cajas de banano, que generaron 560 millones de dólares, el 26 por ciento del total de las exportaciones del país.