Archivo

MAMÁ SIN HIJOS

Bien lo dice el dicho: A quien Dios no le da hijos, le da sobrinos.... Solo que a veces ellos llegan a ser parte vital, por extensión se transforman en hijos y lo convierten a uno en madre, mucho más cuando están bebés y se les puede ver crecer, desarrollar sus habilidades para descubrir el mundo.

11 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Incluso sus balbuceos son las palabras exactas con las cuales ellos se comunican, expresan diferentes ideas y hasta discuten sobre lo que ven.

Una pequeña o un pequeño de algo más de un año es sin duda la compañía ideal para pasear un centro comercial, salir en carro, o comer helado en cualquier restaurante.

El mundo se ve de diferente manera; con su particularidades hacen que los adultos descubran nuevas cosas. Con ellos se llega a conocer realmente la felicidad, plena, la alegría sin límites, la ternura en su más hermosa expresión.

En verdad, es una experiencia única, tal vez de las más humanizantes. en medio de un mundo cada día más complicado lleno de problemas y de acciones agresivas.

En un día como el Día de la Madre todo ese afecto adquiere un significado especial y los detalles, trátese de un pequeño perfume, de un labial o de un monedero lo hacen sentir tocado por algo celestial.

Tal vez eso es lo que sienten las verdaderas madres, las que han procreado; por eso resulta a veces incomprensible que muchas se priven de ese maravilloso encanto que es ver crecer un hijo...

Si, porque hijo es aquel que tiene ese poder especial para despertar todas esas sensaciones que guardan las mujeres como su gran secreto.

Cuando ellos despliegan su inteligencia y miran el mundo con su manera particular es cuando los mayores podemos ver más allá.

A veces miramos sin ver, escuchamos sin oír, hablamos sin comunicar. Ellos no tienen ese problema son exactos y nos hacen ver lo que ignoramos toda una vida...

Tal vez eso haga parte de la maternidad y de lo que encierra su magia, y es lindo descubrirlo,, asi sea por medio de los sobrinos. Allí está la verdadera felicidad de las madres.