Archivo

WINDHOEK O LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA

El Africa es un continente que siempre se pinta con leones, tigres y todo tipo de animales salvajes. Pero Windhoek es una ciudad totalmente diferente a esas imágenes que se evocan del llamado continente negro.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

La capital de Namibia sería el escenario perfecto para una película de Alfred Hitchcock o para grabar un capítulo de Dimensión Desconocida .

Este lugar, con 120 mil habitantes, está inmerso en un país que solo tiene cuatro años y medio de vida. Por su juventud y su precaria situación económica no existe transporte público y la gente del pueblo tiene que caminar todos los días hasta su trabajo.

Esto implica que los horarios sean diferentes. Aquí los almacenes abren a las 7 a.m. y cierran a las 4 p.m. El sábado solo trabajan hasta medio día y los domingos son muertos.

A las 5 de la tarde la ciudad está completamente desolada y la vida nocturna casi no existe. Solo hay un lugar especial, el Bar Casablanca, que es una especie de discoteca, donde también se puede jugar billar, uno de los pasatiempo preferidos de los habitantes de Windhoek.

El lugar es una especie de ciudad de paso donde la gente tiene su trabajo pero no su hogar. El clima es de contrastes. Como está en medio de un desierto con terreno árido, la temperatura puede subir hasta los 38 grados en verano y bajar a menos de cero en invierno.

Debido a que Namibia fue colonia portuguesa, alemana e inglesa (por aquello de haber sido protectorado surafricano) tiene una cultura muy peculiar. Aquí toman té a las 5 de la tarde, manejan por la derecha, adoran a la Reina Isabel y se mueren por los chocolates Catburrys.

Y aunque sean tratados como tercermundistas, piensan en el futuro. La ciudad tiene enormes avenidas que reflejan una gran proyección hacia el desarrollo y en apenas cuatro años de vida han logrado muchas más cosas que Bogotá, con más de cuatro siglos y medio de vida.

Por eso se entiende el porqué de todo este esfuerzo por organizar un certamen de las características de Miss Universo. Saben que ser sede de este importante evento representa una imagen ante el mundo que por lo general mira con indiferencia a este continente.