Archivo

UN AMARILLO IMPONENTE

Soy Tatiana Castro y vengo de la tierra del café más suave del mundo: Colombia . Con esta frase, la representante nacional en Miss Universo inició el lunes en la noche su maratónica jornada de preselección.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Aunque esta frase la ha repetido una y otra vez durante los ensayos que ha tenido a lo largo de los veinte días que lleva en Windhoek, esta ocasión fue especial. La dijo con todo su corazón porque la idea era impresionar al jurado que por primera vez las veía desfilar.

Y le puso todo el alma porque también, por primera vez, se estaba realizando un pregrabado para la televisión mundial, frente al público entre el cual ella misma alcanzaba a ver a su novio, a su madre y a una gran amiga que siempre la acompaña.

Por eso fue una noche bastante particular. Fue la prueba de fuego para un grupo de 82 candidatas (han claudicado algunas) que trabajan intensamente por ese título, anhelo de muchas jovencitas lindas (y no tan lindas).

Y, aunque nada está escrito, todos coinciden en afirmar que Tatiana Castro reafirmó su favoritismo con las dos salidas que tuvo durante ese programa. La primera fue en el traje de baño oficial del certamen. Un enterizo fucsia, nada especial. Sin embargo, la Señorita Colombia se veía muy bien porque su cuerpo es una de sus mejores armas.

Otras que también demostraron tener una buena figura fueron las representantes de Brasil, Canadá, Chile, Francia, Italia, Jamaica, Corea, México, Nigeria, Puerto Rico, Rusia, Sur Africa, España, Trinidad y Tobago y Estados Unidos.

De las favoritas que perdieron puntos por su cuerpo fue, sorpresivamente, la venezolana, quien está bastante pasadita de kilos (subió seis en estos días) y a pesar de todos los esfuerzos que hicieron sus acompañantes para que no se le notaran, fue imposible disimularlos.

La candidata de República Dominicana también perdió fuerza, y hubo algunas que mostraron que realmente tienen poco cuerpo con qué competir en este certamen.

Color de suerte Después, la presentación fue en traje de gala. En esta ocasión las niñas se pudieron el mismo vestido que van a lucir en la noche de coronación, pues se hicieron unos pregrabados de seguridad para la gran ceremonia. Tatiana Castro fue una de las mejores. Definitivamente el color amarillo no solo es su tono de buena suerte, sino que también es el color que mejor le queda. La colombiana lució muy imponente sobre el escenario y, seguramente, cautivó a más de uno de los jurados. Solo le falta maquillarse un poco menos porque la verdad, se le notaba bastante la base.

La representante de España fue otra que causó sensación. Definitivamente es una de las grandes favoritas de este concurso y se ve muy linda con su traje de gala rojo carmesí. Chile, quien se vistió a la última moda con un color plateado, también sigue siendo firme favorita porque además recuerda a Cecilia Bolocco, quien ha sido una de las Miss Universo más queridas de la historia. Puerto Rico es otra que no se puede destacar dentro del grupo de latinas favoritas. También están Rusia, Corea, Francia, Suráfrica y Canadá.

Aunque en la preselección no se sabe nada definitivo, por lo menos es un buen termómetro para saber cómo van las cosas por acá, Y, como todos los años, Colombia marcha muy bien pero hay que esperar.