Archivo

ALTOS INTERESES NO CAMBIARÁN LAS METAS DE CRECIMIENTO

Aunque el Gobierno reconoce que las tasas de interés son el cuello de botella de la economía, el optimismo oficial aún no se termina.

10 de mayo 1995 , 12:00 a.m.

Ayer el ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, volvió a insistir en que el mínimo crecimiento que presentará Colombia este año será de 5,5 por ciento, teniendo en cuenta incluso que se presente cierta desaceleración en el proceso productivo.

El ministro habló en el foro internacional Colombia Chile: una nueva era de oportunidades que se inició ayer en Bogotá, organizado por la Cámara de Comercio de Bogotá, la Cámara de Integración Colombo Chilena, la Asociación Nacional de Exportadores y la Cooperativa de Periodistas Económicos.

El Gobierno comenzó a tener en cuenta en sus análisis cifras más conservadoras, debido al comportamiento en las tasas de interés, que ya están frenando el nivel de producción en varios renglones.

Sin embargo, el Ministro se mantiene optimista respecto a los resultados que se pueden obtener con la reciente medida del Banco de la República de reducción de encajes.

Insistió Perry en que se debe dar un compás de espera, de por lo menos un mes, para observar consecuencias verdaderas de esa decisión. Sino ocurre nada, entonces sí se mirarían otras alternativas.

Política estricta El funcionario reconoció que se está aplicando una política fiscal y monetaria más estricta que en el pasado y aseguró que así se mantendrá hasta que se cumpla la meta de terminar 1995 con una inflación del 18 por ciento.

Lo seguro es que por ahora ni el Gobierno ni el Banco de la República tienen el más mínimo interés en realizar algún tipo de intervención sobre el comportamiento del mercado.

Aunque se presentan algunos problemas en la economía, explicó Perry, la situación se puede considerar como buena y al finalizar el año se verán los resultados.

Las proyecciones oficiales indican que el déficit en la balanza comercial avanza hacia un 3,0 por ciento del PIB, es decir, un poco más de 1.600 millones de dólares y que el déficit en la cuenta corriente no superará el 5,0 por ciento del PIB.

Además, explicó el Ministro, ese déficit en la cuenta corriente se reducirá en los próximos tres años al 3,0 por ciento del PIB y que será financiado con inversión extranjera directa.

El ministro también habló sobre la situación de los cafeteros, y explicó que aunque se contempla como una alternativa la eliminación del Título de Apoyo Cafetero (TAC), aún no hay nada definido.

Dijo que la práctica ha demostrado que pese al aumento internacional del precio del café, la rentabilidad de los caficultores se ha deteriorado, y que el Gobierno está trabajando en una solución para solucionar ese problema.

Reconoció que la situación de los productores es crítica debido a las deudas, el bajo ingreso y la broca, y aseguró que el Gobierno está dispuesto a hacer hasta donde le sea posible para sacar adelante el sector.

Precisamente, hoy se reunirán de nuevo los cafeteros y el ministro de Hacienda para definir el futuro de la política cafetera. El precio interno será el mayor escollo por superar.